DestacadoPolítica

De 221 municipios solo 84 cumplen, en promedio, con la silla vacía en sus sesiones

Por tres ocasiones, en Cuenca, Yamilet Piedra, de 48 años, usó la silla vacía para ser eco de las personas con discapacidad. Dice que defendió los derechos del grupo vulnerable durante las sesiones del Concejo Municipal de la capital azuaya, desde octubre del 2019. Lo hizo cuando se debatía la Ordenanza de Protección de Derechos de las Personas con Discapacidad, que fue aprobada en enero.

Esta posibilidad de que las personas actúen durante las sesiones de los Gobiernos Autónomos Descentralizados (GAD) fue incorporada en la Constitución de 2008 y normada por el Código Orgánico de Ordenamiento Territorial (Cootad) y la Ley de Participación Ciudadana en 2010.

Pero apenas el 27,43 % de los tres niveles de gobiernos locales la ha concretado efectivamente, indica un informe de la Secretaría Técnica de Participación Ciudadana y Control Social, que analiza las rendiciones de cuentas de los GAD entre 2014 y 2018 (incluye 1061 entre municipios, prefecturas y juntas parroquiales catastradas).

Durante esos cinco años, el 38,19 % de los municipios implementó la silla vacía. Es decir, de los 221 GAD municipales solo cumplieron, en promedio, 84 cada año. Y de esos, 18 lo hicieron consecutivamente en esos cinco años: Cuenca, Sígsig, La Maná, Machala, San Lorenzo, Daule, General Antonio Elizalde, Ibarra, Cotacachi, Chaguarpamba, Baba, Mocache, Montalvo, Ventanas, Junín, Aguarico, La Libertad y Ambato.

Quito y Guayaquil no lo aplicaron, según el informe. Y en 2014 Guayaquil no presentó su reporte.

Martha Herrera, secretaria general de la Municipalidad de Guayaquil, indica que en la gestión de la alcaldesa Cynthia Viteri –que lleva nueve meses– se registró una solicitud, aunque no se efectuó.

“Si bien es cierto en la silla vacía tiene toda la libertad de participar el ciudadano, pero necesariamente debe toparse con temas que están en la convocatoria del orden del día”, dice.

La ordenanza que regula este sistema en Guayaquil establece que las personas podrán intervenir por diez minutos, con previa acreditación.

En Quito, la ordenanza menciona algunos requisitos, entre ellos, no haber participado como candidato principal, alterno a concejal o alcalde en el presente periodo legislativo.

Damaris Ortiz, secretaria general del Concejo Metropolitano de Quito, asegura que la silla vacía también se usa en las comisiones donde se elaboran los proyectos de ordenanzas.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar