Política

CNE analiza un presupuesto para comicios de 2021 de $145 millones

El Consejo Nacional Electoral (CNE) analiza el presupuesto para los comicios de 2021 en base a un cálculo de $ 145 millones, lo que significa un 61% más de lo que costaron las elecciones de 2019.

Los rubros consideran un gasto de $116,3 millones para la primera vuelta presidencial, en la que además se eligen 23 asambleístas nacionales, 114 provinciales y 5 parlamentarios andinos.

¿Cuál es la razón para pedir más presupuesto? La presidenta del CNE, Diana Atamaint, mencionó la necesidad de renovar los equipos informáticos de la entidad porque de 162 servidores 158 están obsoletos -aseguró-.

Atamaint señaló que este gasto es necesario para modernizar los equipos que se encargan del escrutinio, procesamiento de resultados y contienen la base de datos de los comicios. Además esto incluye la compra de nuevo software encaminado a garantizar la transparencia y seguridad de las elecciones.

La funcionaria comentó que esta necesidad se analiza en base a las recomendaciones realizadas por la Contraloría, que pidió mejoras de los protocolos de seguridad informática así como de equipamiento tecnológico.

Solo para este segmento analizan la necesidad de $11’907.232, lo cual está bajo el estudio de los cinco consejeros del ente electoral.

Al respecto, el consejero Luis Verdesoto afirmó que no es necesario cambiar los equipos, pues estos se usaron en las elecciones de 2019 sin contratiempos y lo único que se debe hacer es actualizar las máquinas y así se promueve el ahorro que el país necesita.

En esa misma línea el vicepresidente del CNE, Enrique Pita, dijo que los servidores operaron en los comicios de 2019 con una carga de 82 mil candidatos sin ninguna dificultad; esta vez habrá menos postulantes, “por lo que no veo necesidad de adquirir nuevas computadoras”.

Verdesoto afirmó que la integridad de las elecciones no se puede reducir a la compra de computadoras que no se necesitan. El presupuesto, el cual contiene varios segmentos, como el de seguridad, todavía está en discusión. Por ejemplo, en el convenio con la Policía se prevé un gasto de $ 8,4 millones y las Fuerzas Armadas $ 7,9 millones.

En el personal que necesitarán para las diferentes etapas de los comicios hay un estimado de $ 7,8 millones y consta para pago de horas extras $ 1,9 millones.

Pita considera que hay cantidades que pueden omitirse y que están demás en el presupuesto, como el asignado a productos comunicacionales, de los cuales puede encargarse el personal de planta del CNE.

Asimismo cree que se debe abrir la oportunidad a la empresa privada para que presente ofertas de impresión de papeletas y haya opciones que podrían significar un ahorro.

El consejero José Cabrera dijo que la seguridad tecnológica de los comicios es un tema que no puede ponerse en riesgo por cuestiones presupuestarias, pues se relaciona directamente con la transparencia electoral.

Por ello todavía no están aprobados los rubros que enviarán al Ministerio de Finanzas para que asigne el dinero correspondiente, tomando en cuenta que, de acuerdo con el calendario electoral, la convocatoria a elecciones del 7 de febrero de 2021 se hará el próximo jueves 17 de septiembre.

“Es contradictorio que el CNE que criticó los presupuestos empleados anteriormente piense en incrementarlos esta vez”, opinó el analista electoral Diego Tello.

Comentó que el sistema informático no es el proceso electoral y los servidores que tiene el CNE ya fueron utilizados en las juntas intermedias de escrutinio. “Pero al parecer no tienen claro el sistema que necesitan implementar en los comicios de 2021”, aseguró Tello.

Los costos de los procesos garantizan la transparencia

¿Cuál es el verdadero costo de un proceso electoral? Para el director de la escuela de Derecho de la Universidad Internacional, en el caso de Ecuador pueden diferir, ya que la actual configuración del sistema democrático hace que los separemos en dos tipos de elecciones: ordinarias, esto es cuando elegimos autoridades de carácter nacional o seccional, y la consulta popular o referéndum.

La diferencia operativa radica en la cantidad de autoridades que se deben elegir y por ende de las candidaturas que se presentan, por lo que saltan a la vista gastos de operaciones básicas como: elaboración de papeletas, despliegue de personal y los gastos en referencia a la seguridad propia del comicio.

Estos son los gastos que, por darles una denominación, son directos y proporcionales a la elección. Sin embargo, debemos considerar los costos integrales en materia de la vigencia del principio democrático, los principales: la seguridad y la certeza de que debemos tener los electores al recibir los resultados.

Este tipo de costos tiene que ver con las garantías que la administración electoral debe proporcionar; no solo hablemos de seguridad física o informática, hablemos de credibilidad en el actuar del CNE.

El gran reto que acarrea el proceso electoral 2021 es la optimización de los gastos conjuntamente con la ejecución de un proceso ágil y seguro, por lo que las autoridades deberán hacer una priorización económica que abastezca esta necesidad. (El Universo)

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar