La izquierda quiere agruparse sin el Gobierno ni el correísmo

izquierda
El 17 de enero pasado, Enrique Ayala Mora, presidente del PSE, participó en un seminario de gestión local en Quito. Foto: Cortesía Partido Socialista Ecuatoriano

En 13 meses los ecuatorianos elegirán al nuevo presidente de la República y a los integrantes de la Asamblea Nacional. Desde ya, las organizaciones hilvanan estrategias para llegar a los comicios. Por ahora, los partidos y movimientos de izquierda lanzaron su primera carta: conformar un frente social y político con miras al proceso electoral.

El primero en hacer público este planteamiento fue Unidad Popular (UP). Según Geovanni Atarihuana, director de la organización, durante la convención del movimiento se resolvió convocar a una plataforma para “unir al pueblo y hacer Gobierno en el 2021”.

Atarihuana explicó que desde el paro nacional de octubre han estado en permanente contacto con la Confederación de Nacionalidades Indígenas (Conaie), también con las centrales de trabajadores y estudiantes que estuvieron en las manifestaciones.

La idea es generar una alternativa en la que confluyan posturas como el rechazo a las políticas y programas del Fondo Monetario Internacional (FMI), a la eliminación del subsidio a los combustibles, a la privatización de empresas estatales, entre otros temas.

Atarihuana cree que el candidato presidencial que surja del frente debe pertenecer al movimiento indígena. Aunque señaló que “las bases” decidirán los cuadros que aparecerán en las papeletas.

Desde Pachakutik, brazo político de la Conaie, se respalda la propuesta de estructurar un frente de izquierdas. Esa es la visión de Cecilia Velasque, coordinadora del movimiento. Por eso ya ha mantenido reuniones con Unidad Popular, organización a la que cataloga como “de la misma línea”.

La dirigente cree que aún es prematuro hablar de la candidatura para llegar a Carondelet. Los nombres se definirán en los consejos de Pachakutik.

A pesar de ello, el líder de la Conaie, Jaime Vargas, públicamente ha manifestado que “sueña” con llegar a la Presidencia. A principios de enero, Vargas compartió una fotografía junto a Leonidas Iza, del Movimiento Indígena y Campesino de Cotopaxi (MICC). El dirigente señaló que “el único camino para cambiar al país es la unidad y la fuerza popular”.

Días después, Vargas resaltó la necesidad de conformar un frente en el que deberían sumarse asociaciones de estudiantes, grupos de mujeres, transportistas, agricultores, etc. Además, pidió considerar la propuesta económica del Parlamento de los Pueblos, articulada alrededor de la Conaie, tras el paro de octubre.

En diciembre pasado, el Partido Socialista Ecuatoriano (PSE) resolvió convocar a un Frente Cívico y Social, para los comicios. El sábado, la entidad difundió un comunicado para oficializar su postura.

Enrique Ayala Mora, presidente del PSE, considera que este espacio debe ser liderado por cuadros de la sociedad civil, más que por organizaciones políticas. Además, el exlegislador “ve con simpatía” la posibilidad de delinear un frente con organizaciones con las que estrecharon alianzas en otros momentos.

Sin embargo, considera que hay que conversar con las bases y crear el espacio, antes de adelantar nombres. “Que el candidato va a ser indígena, no excluyo esa posibilidad, es perfectamente legítima, pero primero hay que consultar a las bases para tomar una decisión. Porque si de antemano se pone una condición, eso ya no funciona”, dijo Ayala Mora.

Para el analista político Pablo Ruiz, de la Universidad Internacional, el hecho de convocar a frentes civiles da cuenta que las organizaciones de izquierda buscan medir las necesidades sociales y generar una “bandera” que las agrupe.

Ruiz explica que en la actualidad la gente ya no se mueve por tendencias, sino por causas. “El reto de estas alianzas es interpretar estas causas presentes, para aglutinarlas en la política ortodoxa”.

El analista y catedrático Marcel Merizalde cree que se evidencia una suerte de “oportunismo” en Unidad Popular, al anunciar un posible candidato indígena. Dice que a raíz de octubre el país se polarizó y que la tarea de estas organizaciones es generar una propuesta que resulte atractiva para el electorado, en especial para los menores de 40 años.

Tanto Pachakutik, Unidad Popular y el Partido Socialista coinciden en excluir de su convocatoria a la derecha, al correísmo y al proyecto neoliberal del Gobierno.

El presidente de la Conaie, Jaime Vargas, descartó una alianza con el correísmo, una vez que Pabel Muñoz, asambleísta de RC, diera a entender que habría esa posibilidad.

Diego Borja, a través de su movimiento Poder Ciudadano, pide articular una propuesta “con un programa antineoliberal y que garantice la redistribución”. Borja fue funcionarios del expresidente Rafael Correa y del actual Gobierno.

Los movimientos de centro izquierda, en cambio, mantienen una actitud más cauta. Democracia Sí, por ejemplo, empezará a delinear su posición para los comicios a partir de agosto. Así lo manifestó este miércoles 22 de enero del 2020 Gustavo Larrea, director del movimiento. “No tiene sentido adelantar la campaña, ahora es necesario enfrentar los problemas que tiene el país en salud, empleo, educación”.

La Izquierda Democrática, en cambio, no descarta abrir espacios de diálogo con un mayor abanico de opciones. Wilma Andrade, directora de la organización, dice que tienen acercamientos con movimientos de centroizquierda y de centroderecha, pues cree que más allá de las coincidencias, se requiere “construir un plan que agrupe las diferentes visiones para atender los problemas del país”.

Camino al 2021

  • 23/1/2020 Una vez que la Asamblea aprobó las reformas al Código de la Democracia, las nuevas reglas electorales deberán constar en el Registro Oficial para su aplicación en las próximas elecciones.
  • 1/2/2020 Ese mes el Consejo Nacional Electoral (CNE) aprobará el Plan Operativo Electoral y actualizará sus reglamentos, para aplicar los cambios legales en los comicios del 2021.
  • 1/10/2020 En octubre el CNE deberá hacer la convocatoria oficial a elecciones. La ley electoral establece que se debe hacer el llamado hasta 120 días antes de la fecha de los comicios.
  • 14/2/2021 Entre la segunda y la tercera semana de febrero del 2021 se realizarán las elecciones presidenciales y legislativas en todo el territorio nacional y también en el exterior. (El Comercio)