La deuda con multilaterales ganó protagonismo en 2019

2019

Cambio de prestamistas. Las cifras indican que 2019 fue año de recurrir a otras fuentes de crédito para comenzar a reperfilar la deuda pública ecuatoriana.

¿Qué significa eso? Si en años pasados China o la emisión de bonos soberanos eran las fuentes principales a las que el Gobierno ecuatoriano recurría para conseguir dinero, ahora los organismos multilaterales han ganado mayor peso como prestamistas para el país.

El hecho que marcó el inicio de esa tendencia fue la firma del acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI), en febrero de 2019.

El programa con el Fondo, que dura tres años, incluye un préstamo de $ 4.200 millones más otros $ 6.000 millones de otras entidades como el Banco Mundial o el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

Según cifras del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) la deuda con los organismos multilaterales sumaba $ 9.452 millones al cierre de 2018. A fines del año pasado, según el último boletín de deuda pública publicado esta semana, la cifra pasó a $ 12.035 millones (2.538 millones más).

Solo el año pasado, los desembolsos de los organismos multilaterales sumaron $ 3.309 millones, según datos del MEF.

¿Para el país es positivo acceder a créditos con esos prestamistas? Según analistas económicos consultados por EXPRESO, los créditos de los multilaterales suelen ser más convenientes porque ofrecen tasas de interés más bajas y plazos más extensos que otras opciones de financiamiento.

Por ejemplo, el crédito con el FMI se suscribió con una tasa de interés inferior al 5 %. Mientras que la última emisión de bonos que efectuó Ecuador se realizó con tasas de interés de entre 7,5 y 9,5 %.

Sin embargo, para Carlos Julio Emanuele, execonomista del FMI, el cambio en la estructura de la deuda ecuatoriana es mínimo y el Gobierno debe pensar en tomar acciones concretar para renegociar sus compromisos con acreedores como China, por ejemplo.

“El Ecuador no puede seguir sirviendo la deuda que se lleva casi un tercio del presupuesto del Estado. Es imposible”, aseguró el especialista.

Para Emanuele, el Gobierno debe aprovechar justamente su cercanía con las entidades para que faciliten negociaciones con el gigante asiático y se pueda liberar petróleo. “República del Congo, Papúa Nueva Guinea, Jamaica, han buscado ‘la palanca’ del FMI para que China acepta reestructurar la deuda con esos países”, dijo Emanuele.

La cercanía con la banca multilateral se ha reflejado en el inicio de este año en dos hechos concretos: la reunión del presidente de la República, Lenín Moreno, y del ministro de Economía y Finanzas, Richard Martínez, con Kristalina Georgieva, directora del FMI, el pasado martes en el marco del Foro Económico Mundial de Davos (Suiza).

Mientras que la semana pasada, Ecuador se convirtió en el primer país en emitir un bono social por $400 millones para construir viviendas sociales, con el aval del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

La deuda total llegó a finales de diciembre de 2019 a $ 57.336 millones y equivale al 52,54 % del Producto Interno Bruto (PIB). La deuda en bonos es el rubro más abultado y asciende a $ 18.508 millones, que representa el 16,9 % del PIB. (Expreso)