Gabriela Rivadeneira: ni mi padre ni yo somos dueños de hotel, haciendas ni de asaderos de cuyes

padre

La exiliada en tierras mexicanas, Gabriela Rivadeneira, ha dicho que no tiene por qué renunciar al cargo de asambleísta. El viernes pasado viernes 10 de enero del presente año salió para México, al día siguiente su padre Pedro Rivadeneira, en Otavalo, fue objeto de una operación de la Fiscalía y la Policía acusado de asociación ilícita y enriquecimiento no justificado.

Seguidamente el legislador Fabricio Villamar presentó una solicitud para que el Pleno de la Asamblea Nacional declare el abandono del cargo. Desde Ciudad de México en diálogo vía telefónica con Radio Majestad dijo que no renunciará a su curul.

Aceptó que la Asamblea Nacional no la puede despojar jurídicamente del cargo, pero políticamente sí. Recordó que desde octubre pasado no reciben remuneración de parte de la Asamblea Nacional. Dijo que ella ingreso a la Embajada de México el 12 de octubre, pero a finales de ese mes recibió su aviso de salida del IESS con fecha 11 de octubre.

Sobre las propiedades que le endilgan a ella y a su padre, como el hotel en la playa en Esmeraldas, de la hacienda del difunto Caranqui, terrenos en Yachay, de haciendas, de asaderos de cuyes. “Son todas mentiras y demagogia, que son replicadas por los medios de comunicación…”. (Radio Majestad) (jtr)