Política

Más de 30 testigos en juicio a David Rosero

Pasadas las 09:00 de este 13 de enero inició en el octavo piso de la Corte Nacional de Justicia el juicio en contra del consejero de Participación Ciudadana David Rosero, del expresidente de la Unión Nacional de Educadores (UNE) de Imbabura Jaime Villacís y de José Landeta.

Ellos fueron investigados por el presunto delito de ataque o resistencia. 33 testigos llegaron a la Corte para ser interrogados durante el juzgamiento de los tres procesados.

El fiscal subrogante Wilson Toainga ofreció probar que el 18 de mayo de 2015 a las 18:00 en la ciudad de Ibarra tras una reunión del Fondo de Cesantía del Magisterio y mientras Fiscalía y Policía efectuaban un allanamiento autorizado por el juez Francisco Chacón, al menos tres policías fueron agredidos por los sospechosos.

Señaló que Rosero incentivó públicamente para que las personas presentes en el sitio, unas 60, se resistan a que se practique la diligencia. Mencionó que como consecuencia de esa oposición al menos tres policías resultaron con lesiones producto de golpes efectuados con palos.

Toainga dijo que demostrará que son autores directos de ataque y resistencia. Los sospechosos eran parte de quienes se encontraban en el local del Magisterio.

Carlos Poveda defensor de Rosero reiteró que su cliente goza del estado de inocencia y que Fiscalía tendrá que demostrar la culpabilidad. Indicó que el funcionario fue víctima de abuso y ataque de los policías, que no se respetó su estatus de consejero y que ese día él fue a dar una conferencia y por eso estaba en el sitio. Aseguró que hay una confusión con el nombre de la calle en la que se ubica la sede del Fondo y que falta que el fiscal diga por cual de los incisos de ataque y resistencia usará durante el juicio.

Ciro Guzmán, abogado de los otros dos procesados hizo un recuento de lo ocurrido con el Fondo durante el correísmo y que concluyó con que «se despojó de 405 millones de dólares del Fondo del Magisterio que fueron traspasados al Biess. Afirmó que en esa época varias entidades fueron instrumento de persecución del anterior gobierno.

Añadió que la orden de allanamiento adoleció de varios vicios y justificó que lo ocurrido el 14 de mayo en Ibarra fue un acto de mera protesta y que lo ejecutado por Fiscalía y Policía no fue un allanamiento sino un asalto «porque no solo se llevaron los recursos sino que hicieron detenciones arbitrarias».

La primera testiga de la Fiscalía, Rosa Ulcuango, quien en 2015 era fiscal de delitos flagrantes recordó que acudió al sitio acompañada de pocos policías, que indicó de lo que se trataba la diligencia y que recibió la oposición de los procesados y otros. Describió que quien usaba el micrófono para incentivar a los presentes para que impidan el allanamiento fue Rosero quien estaba en los exteriores. Mientras que Villacís y Landeta agredieron a los policías. Aclaró también que Villacís fue agredido por error por una de sus compañeras maestras.

Está previsto que el juicio demore al menos dos días. El tribunal está integrado por el ponente Marco Rodríguez y los jueces Daniella Camacho e Iván Saquicela. (Expreso)

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar