Semana decisiva en futuro legal del exvicepresidente Jorge Glas

Quito –

Conocer si queda o no en firme la sentencia a seis años de cárcel como autor del delito de asociación ilícita relacionado con Odebrecht o saber si es o no llamado a juicio por el delito de peculado dentro del caso Singue son las resoluciones judiciales que esta semana conocerá el exvicepresidente Jorge Glas.

Hoy se instalará la audiencia de evaluación y preparatoria de juicio por el caso Singue, en el que son investigados por peculado Glas, los exviceministros Carlos Pareja Yannuzzelli y Wilson Pastor, y doce personas más. Fiscalía dará a conocer si acusa o no a los involucrados.

En este proceso se investiga un ilícito ocurrido en 2012 cuando la Secretaría de Hidrocarburos y el consorcio Dygoil Consultora y Servicios Petroleros y la firma Gente Oil Development LLC (DCG) suscribieron un contrato para la exploración y explotación de crudo en el bloque Singue.

De ser llamado a juicio, esta sería la segunda ocasión en la que el exvicepresidente llega a esta fase por un caso de corrupción. Glas también es investigado en el caso Sobornos 2012-2016, en el que la fiscal general, Diana Salazar, anunció el cierre de la instrucción fiscal.

A 21 meses de que se condenara a Glas, a su tío Ricardo Rivera y a otras tres personas dentro de la trama de corrupción que la constructora implementó para lograr contratos, el jueves próximo se dará la audiencia de casación, fase que dejaría la sentencia en firme.

En febrero del 2019, la Fiscalía informó que contra Glas existían cinco investigaciones previas en casos como Petrochina, Petrotailandia, Refinería del Pacífico, por un delito de cohecho y Singue. Este Diario solicitó cifras actualizadas pero no obtuvo respuesta.

Quien sí tiene clara esa información es el abogado del exfuncionario Harrison Salcedo. Él explicó que contra su cliente hay abiertas 24 investigaciones por hechos que giran en torno a delitos contra la administración pública: peculado, cohecho, asociación ilícita…

Al menos 4 de los 24 casos, refirió, tendrían que ver con supuestos peculados derivados de informes de la Contraloría.

“Se han iniciado procesos en unos casos con fundamento y otros sin fundamento. En algunos en los que simplemente por opinión popular se han generado dos y tres veces sobre lo mismo, incluso, sin que Fiscalía haga un acopio de los mismos”, recordó el abogado de Glas.

Aunque Salcedo insistió en que la casación es un recurso para tratar temas técnicos, él no es optimista.

El abogado cree que los jueces nacionales van a “seguir con la misma política de ayudar a la Fiscalía a mantener casos” que, a su decir, no tienen ni pies ni cabeza. Especialmente porque están siendo evaluados.

También opina que se ha generado un “populismo penal” a partir del cual la ciudadanía quiere sentencias de culpabilidad sin importar cómo. (I)

Fuente: El Universo