Protocolo prohíbe a fiscales de Ecuador hablar de casos sin autorización

La Fiscalía del Estado prohibió a sus funcionarios, en los que se incluyen a los fiscales, emitir declaraciones a los medios de comunicación sobre los casos que investigan, sino tienen la autorización expresa de la Fiscal General.

Esta restricción es parte de un protocolo para la vocería y entrevistas con medios de comunicación que divulgó la tarde de este miércoles la entidad y que explicó la fiscal provincial Patricia Morán.

Dentro de ese protocolo se establece que la única vocera de la institución es la Fiscal General del Estado, Diana Salazar. «En consecuencia, ningún funcionario o servidor está autorizado a dar declaraciones a medios de comunicación o periodistas sobre operativos, investigaciones previas o asuntos de interés institucional.

Según ese protocolo, será Salazar la que autorizará a quienes considere pertinente para dar declaraciones sobre temas específicos.

La norma implicaría incluso que ningún fiscal pueda emitir declaraciones en los casos de flagrancia que se reportan a diario, como crímenes u operativos que cubren los medios de comunicación.

En el ejercicio profesional, los periodistas abordan a los fiscales para recopilar los primeros datos que permitan esclarecer un hecho, a más de las versiones preliminares que dan los testigos.

Pero esto ya no sería factible, pues el punto cuatro de la norma establece límites y solo los fiscales podrían hablar en casos excepcionales. Ese artículo dice que: «Si un funcionario o servidor de la Fiscalía General del Estado, fuese abordado de manera imprevista por un medio de comunicación, entidad, periodista o persona en general, deberá excusarse de brindar declaraciones, criterios y comentario por disposición institucional y, en casos excepcionales, podrá referirse únicamente a la información que sea de dominio público, no entrar en detalles, ni emitir juicios de valor (sic)».

En el protocolo se fija además que tanto los fiscales, como los secretarios, asistentes y demás funcionarios de la entidad, no están autorizados a difundir fotos de documentos a través de whastsApp y otras vías a medios de comunicación.

La fiscalía justifica la aplicación de este protocolo aduciendo que su objetivo es normar el flujo de la información desde cualquier instancia de la Fiscalía hacia los públicos externos, ya sean medios de comunicación o periodistas, con la finalidad de garantizar una comunicación institucional clara, precisa y pertinente para evitar imprecisiones. (El Universo)