Acuerdo Nacional por la Educación fomentará espacios de análisis y consensos

El Teatro Universitario de la Universidad Central del Ecuador fue la sede del Acuerdo Nacional por la Educación, una iniciativa ciudadana que promueve la participación de la sociedad en la adopción de políticas públicas en educación, con base en el diálogo y en un trabajo coordinado.

Delegados de instituciones públicas como la Secretaría de Educación Superior, Ciencia, Tecnología e Innovación (Senescyt) y del Ministerio de Educación, y representantes de las organizaciones: Por ser niña; Federación de Estudiantes Secundarios del Ecuador y Fundación Esquel fueron parte del evento de inauguración de este proceso, además de estudiantes y docentes.

El Acuerdo Nacional por la Educación promoverá acuerdos y consensos en el campo educativo, recogiendo necesidades colectivas y escuchando las voces de todos los actores sociales, por medio de mesas de trabajo: Derechos humanos; Educación técnica; Jóvenes y empleabilidad; Educación en valores y Educación para el desarrollo sostenible, y está prevista la conformación de tres mesas adicionales: Interculturalidad; Desarrollo infantil integral y primera infancia; y, Educación a lo largo de toda la vida.

En su intervención, Adrián Bonilla, titular de la Senescyt, dijo que la idea de un acuerdo nacional supone la existencia de un consenso alrededor de puntos fundamentales, y “para que ello exista debemos ser francos y visibilizar el trasfondo que lo construye”.

En ese marco, expuso que esta iniciativa nace de la importancia de cambiar la realidad que hoy circunda a nuestro país: recursos distribuidos de manera inequitativa, discriminación, un país en donde las mujeres ganan menos que los hombres y son más vulnerables.

En ello, dijo, se justifica un acuerdo nacional que promueva políticas pensadas desde las bases y con tres ejes principales: la necesidad de una universidad fuerte y pública, donde se amplíe el acceso bajo principios de calidad; una universidad con una educación de carácter transversal y especifica; y, un Ecuador con un Sistema de Educación Superior estable, responsable en sus decisiones.