Urge cerrar la billetera estatal para la política

Eliminar todo, una parte o mantener el aporte que hace el Estado a los partidos políticos es el dilema. Luego de las elecciones seccionales del 24 de marzo crece el debate sobre la conveniencia de que, con dinero de los contribuyentes, se financien las campañas electorales de miles de aspirantes. Algunos no alcanzan ni el 1 % de la votación.

La asambleísta independiente Mae Montaño presentó ayer un proyecto de Reforma Parcial a la Constitución que propone que desaparezca el Fondo de Promoción Electoral (FPE) que se entrega en cada proceso electoral, para que los candidatos se promocionen en los medios de comunicación.

Esta figura fue creada en la Asamblea Constituyente de Montecristi con el objetivo, según el partido dominante de la época, Alianza PAÍS, de que las elecciones no sean ganadas por el que más dinero tiene y que haya más equidad en el acceso a la promoción en medios. “Eso es una novelería, yo no he conocido a ningún pobre que haya llegado a ocupar un cargo público solo con las franjas electorales. Esto es una mentira que se ha convertido, más bien, en un negocio muy oscuro”, dijo la legisladora.

Desde 2009, Ecuador ha destinado algo más de $ 100 millones para financiar con dinero estatal a las organizaciones políticas en época de campaña (ver gráfico).

No es el único caso en la región. Brasil, Uruguay, Colombia, Argentina (depende de la provincia) y Paraguay, entre otros, también entregan financiamiento público a los partidos.

El consejero del CNE, Luis Verdesoto, reconoce que las propuestas de eliminar todo tipo de subvención pública siempre suena bien frente al electorado, pero no son las más adecuadas en la práctica.

“Sí hay efectos perversos con esta modalidad y es lo que se debe reenfocar. Pero también es cierto que se ha logrado que el acceso a las franjas publicitarias sea igualitario y equitativo para las candidaturas con menores recursos”, dijo Verdesoto. Una de las propuestas que será presentada al CNE es que los candidatos que no alcancen un cierto porcentaje de votos en una elección deberán resarcir el dinero de Fondo de Promoción Electoral que recibieron.

Pero Montaño no quiere que un solo dólar de las arcas estatales vaya a dar a los partidos políticos y por eso en su propuesta incluyó la eliminación de Fondo Partidario Permanente que para 2018 se estableció en algo más de $ 6 millones. Ese dinero debía ser repartido entre siete partidos y movimientos políticos.

LA CIFRA

81.270 candidatos accedieron a recursos públicos para promocionarse en las últimas elecciones.

FINANCIAMIENTO

Tres formas de nutrirse.

EL DETALLE

Dato. La OEA también sugirió buscar mecanismos que eviten la dispersión del financiamiento público.

https://www.expreso.ec/actualidad/actualidad-nacional-politicanacional-maemontano-reformaconstitucion-asambleanacional-NB2773096