Moreno buscará en Chile avanzar hacia nuevos escenarios de integración

Quito.- El presidente de Ecuador, Lenín Moreno, buscará la próxima semana en Chile analizar con otros dirigentes nuevas vías para concretar la integración regional, tras su decisión de suspender la participación de su país en Unasur.

“El presidente mira esta oportunidad de Santiago para promover la integración latinoamericana, avanzar en la agenda positiva, buscar que los países de nuestra región encuentren nuevos escenarios”, dijo a Efe el canciller, José Valencia, al ser consultado por el viaje.

Y consideró sobre la iniciativa del presidente chileno, Sebastián Piñera, de convocar una reunión para hablar del nuevo foro Prosur, que es “muy positivo” buscar nuevos horizontes “cuando algo no funciona” en los escenarios de integración existentes.

Se refería a la falta de operatividad en la Unión de Naciones Suramericanas, integrada hoy por cinco miembros: Bolivia, Guyana, Surinam, Uruguay y Venezuela.

La Cumbre Prosur está prevista que se celebre el viernes 22, y a ella acudirá el presidente Moreno en busca de “nuevos cauces” integradores.

Valencia, que confirmó a Efe que acompañará al presidente, agregó que su país va a aportar a esa reunión la ideas de Ecuador sobre integración regional “que se basan en el ideal latinoamericano de integración”, y “la búsqueda de una agenda positiva, donde los más importantes temas de la integración estén representados”.

Ecuador busca “una agenda que permita construir puentes entre los estados, conexiones, y no tener una organización que lejos de esos entendimientos, de esa integración, promueve desunión, promueve incluso enemistad entre las naciones”.

“Eso no es factible, estamos en una región que tiene que unirse y no que tiene enfrentarse, tenga discrepancias que mantengan a los estados separados”, subrayó.

El viaje de Moreno a esa cumbre fue confirmado el miércoles a Efe por fuentes de la Presidencia y se enmarca dentro de los renovados esfuerzos regionales por encontrar una salida al bloqueo de la Unasur, de la que en el último año se han salido siete de sus doce miembros: Argentina, Brasil, Chile, Paraguay, Perú, Ecuador y Colombia.

Al anunciar su salida, Ecuador también adelantó que pedirá de vuelta la emblemática sede de la organización en el norte de Quito, un “elefante blanco”, en palabras del presidente Moreno.

Sobre el futuro de la sede de Unasur, situada al norte de Quito, el mandatario ecuatoriano hoy avanzó que solicitará su devolución para convertirlo en la Universidad Indígena de Ecuador.

“Jamás usaremos este dinero fresco en obras faraónicas o clientelares, como el edificio de Unasur, que le costó a Ecuador más de 40 millones de dólares y hoy está prácticamente abandonado”, subrayó durante un acto institucional. EFE