Construcción de informe del proyecto de Ley de Alimentación Escolar genera expectativa

La Comisión de Educación mantuvo una reunión de trabajo con representantes de los ministerios de Educación, Salud, Agricultura, Inclusión Económica, la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación (FAO) y el Frente Parlamentario Juvenil Ecuador Sin Hambre. El objetivo fue analizar, debatir y receptar aportes para la elaboración del informe borrador del proyecto de Ley Orgánica de Alimentación Escolar.

Gabriela Rosero, de la FAO, consideró que la propuesta es importante y Ecuador la requiere con urgencia, tras señalar que, de acuerdo con indicadores nutricionales, el país está en lucha constante de la desnutrición infantil, pero ahora tiene que enfrentar nuevos problemas: sobrepeso y obesidad, que provocan enfermedades crónicas, con altos índices de mortalidad y morbilidad.

Con la vigencia y aplicación de la normativa, los niños, niñas, adolescentes podrán alimentarse de una mejor manera, subrayó.

Para Willian Castellano, del Ministerio de Agricultura y Ganadería, el proyecto será viable en la medida que garantice la alimentación y soberanía en lo que es salud y nutrición de niños, niñas y adolescentes.

Nuestra preocupación, continuó, se enfoca en la articulación de la ley con el fomento de la producción agropecuaria campesina, además la utilización de productos nativos de cada una de las zonas, para que vayan dirigidas en pro de la alimentación de los estudiantes.

La articulación está en la línea de la adquisición de productos, definir un mecanismo para que los pequeños productores sean quienes proporcionen los mismos en favor de la buena alimentación de los escolares. Entonces, se busca el beneficio para los alumnos, cuidando su salud y nutrición, así como la activación de los pequeños agricultores, agregó.

El parlamentario Mauricio Proaño, autor de la iniciativa, destacó que el mundo trabaja en proporcionar una buena alimentación a la niñez, lo que afianza la parte de educación y el desarrollo de los pueblos.

Comentó que existen compromisos internacionales y acuerdos ministeriales sobre este tema, pero falta una ley de obligatoriedad para que la alimentación escolar sea uno de los puntales del desarrollo nacional.

Expresó que se hace una innovación en la legislación de América Latina, al enlazar la educación, salud y agricultura. La alimentación en las escuelas y colegios puede ser abastecida por el pequeño agricultor, lo que permitirá cubrir necesidades de reducción de precios, consumir alimentos más sanos, activar el sector agrícola y, lo que es más, combatir la desnutrición.