Ecuador rechaza acusaciones de xenofobia y discriminación de Venezuela por «infundadas»

El Gobierno de Ecuador reaccionó un día despues a la denuncia que hizo Venezuela de tener una conducta xenófoba y discriminatoria y calificó de «infundadas» a las acusaciones del régimen venezolano. El Canciller José Valencia, realizó su pronunciamiento desde Davos Suiza, donde se halla junto al presidente Lenin Moreno.

El texto del comunicado emitido señala lo siguiente:

El ministro de Relaciones Exteriores y Movilidad Humana, José Valencia, reiteró el martes en Davos el compromiso gubernamental a favor de la defensa, protección y el cumplimiento de los derechos humanos de todos los 240.000 migrantes venezolanos que residen en el país, por lo que calificó como infundadas y de mala fe las acusaciones del Gobierno de Venezuela de que Quito incita una ola de xenofobia y discriminación en contra de sus connacionales a raíz de un crimen de género.

“Son acusaciones absolutamente sin fundamento. Luego del hecho que nos conmocionó a todos, que nos dio mucha rabia e indignación, el femicidio de Diana (por parte de un ciudadano de origen venezolano) frente a las cámaras generó una ola de indignación en el todo el país. (Pero), el Ecuador se ha caracterizado siempre por diferenciar entre las acciones de un individuo, de un criminal en este caso, y las de un grupo humano determinado”, aseguró Valencia.

“El Estado sancionará a todas aquellas personas que tengan actos de violencia, actitudes que no van con el espíritu de los ecuatorianos, en contra de los migrantes”. “Actos e incidentes aislados de violencia van a ser severamente perseguidos por el Estado ecuatoriano. Así corresponde a un país donde hay imperio de la ley”, agregó, al tiempo que defendió la política migratoria dispuesta por el presidente Lenín Moreno.

ÉXODO VENEZOLANO ES UN PROBLEMA REGIONAL

Valencia insistió que existe una realidad innegable: el éxodo venezolano no tiene precedentes -ni en magnitud ni en velocidad- en la historia reciente de América Latina, por lo que aseveró que es indispensable abordarlo de una manera integral y regional porque este flujo migratorio tiene consecuencias sociales y económicas, no solo para los propios migrantes -sin duda los más afectados- sino también para los países de acogida.

El canciller destacó que la migración pone presiones significativas en la prestación de servicios, las instituciones, los mercados laborales y las dinámicas sociales de las áreas receptoras e igualmente pone a prueba la capacidad de Estados, como Ecuador, que pese a sus restricciones fiscales está garantizando el acceso a la educación, salud y empleo.

Acorde con registros oficiales, de los 240.000 venezolanos asentados en el país, el 42% tiene visa y permisos de trabajo. Ecuador solicitó al Banco Mundial un estudio respecto a las inversiones para el país que representa el otorgamiento de estos servicios. Naciones Unidas solicitó a la comunidad internacional el aporte de $738 millones en 2019 para ayudar a los países suramericanos que están acogiendo a los refugiados y migrantes venezolanos. “El país hace un esfuerzo, pese la situación presupuestaria difícil que atraviesa, para atender a todos ellos.

Hay un importante rubro de recursos en materia de salud y educación, y lo hacemos los ecuatorianos de una manera enteramente solidaria y comprometida con lo que creemos es un deber ético, aparte, por supuesto, un deber con los derechos humanos de esas personas; por eso nos indigna que haya esas sugerencias sin sustento, de mala fe”, indicó Valencia.

Fuente: Ministerio de Relaciones Exteriores /Secom – Ecuadorinmediato