“Código de Conducta de Abogados” no fue aprobado en dos debates como corresponde, critica vocal Angélica Porras

El Código de Conducta para los Abogados y Abogadas y del Código de Ética Judicial, aprobados por el Consejo de la Judicatura recibe las críticas de una de sus vocales, Angélica Porras, quien denuncia que los instrumentos no fueron aprobados en dos debates del Pleno del organismo, tal como exige la norma. Así también reprocha que, por ejemplo, imponer un examen a los abogados sobre el contenido del cuerpo legal, como paso previo para su ejercicio profesional, “es ilegal e inconstitucional por agregar, vía reglamentaria, un requisito para el desarrollo de la profesión”.

Una ola de críticas se desató en la red social de Twitter por parte de los abogados tras la emisión del Código de Conducta para los Abogados y Abogadas.

Varios juristas calificaron al documento como “inconstitucional”, “ridículo”, “abuso”, “retroceso”.

El documento también valió la crítica de la vocal del Consejo de la Judicatura, Angélica Porras, quien expresó su “profunda preocupación” sobre el contenido.

La vocal hace observaciones a varios temas y señala que el Código de Conducta para Abogados no ha sido aprobado en dos debates del Pleno del CJ “como le corresponde a un instrumento jurídico de esta jerarquía”.

Afirma que, por tanto, su validez está cuestionada. Dijo que un Código de Ética o Conducta “como su nombre lo indica, debe recoger principios y valores éticos generales y no regulaciones concretas y menos, como en este caso, poner límites a la libertad de contratación regulando espacios que corresponden a la autonomía privada, como es la fijación de honorarios y la representación del cliente, en tal caso dichos temas le corresponderían al legislador por ser derechos y por tanto, tener reserva legal”.

Califica como “ilegal e inconstitucional” la imposición de un examen a los abogados sobre el contenido del Código, como paso previo para su ejercicio profesional, pues se estaría agregando, vía reglamentaria, un requisito para el desarrollo de la profesión.

En el texto, Porras expresa su desacuerdo con algunas disposiciones contenidas en el Código de Ética Judicial, la cual tampoco fue aprobada mediante dos debates del Pleno y que a través de ella se impone un examen a los jueces del país fuera de los requisitos legales.

Cuestiona el hecho de que ese Código, tal como está planteado, regule “temas como derechos, obligaciones e infracciones que tienen reserva de ley”.

Con información del Consejo de la Judicatura y Ecuadorinmediato

(PAY)