Canciller de Ecuador dice que tema Assange no compete a la agenda con EE.UU.

Quito.- El ministro ecuatoriano de Relaciones Exteriores, José Valencia, recalcó hoy que la cuestión sobre el australiano Julian Assange, asilado en la legación diplomática del país andino en Londres, no compete a la agenda con EE.UU., sino a Ecuador, al Reino Unido y al propio fundador de WikiLeaks.

Así lo aseguró hoy en una rueda de prensa al ser consultado si se abordo el tema del australiano en la reunión que mantuvo este jueves en Quito el jefe del Estado ecuatoriano, Lenín Moreno, con el vicepresidente estadounidense, Mike Pence.

«Es un asunto que compete a las jurisdicciones de Ecuador y del Reino Unido y, por supuesto, al señor Assange como una persona que se encuentra en este momento hospedada, asilada en la Embajada de Ecuador en Londres», señalo el diplomático.

Enfatizó que el tema «no entra, por tanto, en la agenda con los Estados Unidos».

«Nosotros queremos que se busque una solución con el Reino Unido, estamos en contacto con ellos y también con el propio señor Assange», dijo el ministro al declinar abundar más en el tema.

El pasado miércoles, en la víspera de la llegada de Pence a Ecuador, un grupo de senadores estadounidenses demócratas pidieron al vicepresidente que aprovechara su gira latinoamericana para mejorar las relaciones con el país andino y presionar a Quito sobre su decisión de continuar dando asilo al fundador de WikiLeaks.

En una misiva, los legisladores -liderados por el demócrata de más alto rango del Comité de Exteriores del Senado, Robert Menéndez-, dijeron sentirse «extremadamente preocupados porque Ecuador proporcione» asilo a Assange, que desde finales de 2017 dispone también de nacionalidad ecuatoriana.

Los demócratas recordaron en la misiva que la comunidad de inteligencia estadounidense emitió un informe en enero de 2017 en el que confirmó que el Gobierno ruso había utilizado WikiLeaks para publicar información robada e «influir en las elecciones presidenciales de 2016 en Estados Unidos».

El activista era requerido desde 2010 por las autoridades suecas debido a las acusaciones, que él niega, de dos mujeres por violación, pero Suecia archivó la causa al no poder avanzar en la investigación.

Aun así, sigue bajo asilo por temor a que sea arrestado por las autoridades británicas y deportado a EE.UU., donde teme ser juzgado por la publicación de documentos militares y diplomáticos de carácter confidencial.EFE