DestacadoPolítica

Presidente Correa demuestra que tierras que reclama pueblo shuar «nunca fueron ancestrales»

En el Enlace Ciudadano 505 el Presidente de Ecuador, Rafael Correa, mostró los procesos de compra-venta de las 92.7 hectáreas del campamento La Esperanza, en Morona Santiago, donde esta semana se desataron actos de violencia que dejaron una víctima mortal. De este modo dejó en claro que no son tierras ancestrales, como lo sostienen algunos líderes de la comunidad.

Frente a la respuesta del pueblo shuar, de asegurar que sus manifestaciones y reacciones en contra del campamento minero, se deben a la defensa de tierras, que ellos sostienen son ancestrales, el Presidente Correa compartió los documentos que demuestran que los terrenos fueron comprados y que estos ya fueron utilizados para la agricultura.

El 7 de septiembre de 2000 se realizó la inscripción de escritura pública de compra-venta mediante la cual EcuCcorriente SA ECSA adquirió a los cónyuges, Luis Félix Alvarado y Luz Aurora Zumba, estas hectáreas de terreno, las mismas que fueron obtenidas mediante providencia de adjudicación en el año 1993 al señor Luis Jesús Ordóñez y cónyuge.

“Es decir nunca fueron tierras ancestrales. Hace rato eran tierras que se repartió el Instituto Ecuatoriano de la Reforma Agraria y Colonización (IERAC) en la Amazonía. Eran para agricultura, ganadería, tampoco es que es selva virgen y siempre estuvo en manos de colono”, precisó.

Además manifestó que “ellos tuvieron la postura anti minera extrema en el 2013, su opción presidencial encabezada por Alberto Acosta sacó el 3%” y afirmó que “están en su derecho, pero ganen elecciones si quieren ser gobierno e impedir la minería”.

El campamento de La Esperanza, en el cantón San Juan Bosco, se levanta en 92.7 hectáreas.

(DRT) (AN)

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar