Patricio Carrillo: “El alto mando policial no está contaminado por el crimen organizado y el narcotráfico”

El minstro del interior, Patricio Carrillo, es uno de los personajes fuertes del régimen. Casi 40 años de carrera policial le sirven para hablar de seguridad y lo que se hace para fortalecer a la policía.

Contrario a lo que se podría pensar, para Carrillo es una buena señal que entre los 25 generales policiales activos, solo uno haya sido apuntado, por la Contraloría, por no poder justificar parte de su patrimonio.

“Ya ha cambiado dos mandos, ha cambiado varios oficiales de jerarquía superior, y con el informe de Contraloría queda claro que este mando en la actualidad no tienen ingún tipo de contaminación”.

Tiene claro que los altos oficiales pueden caer en las redes del crimen organizado. Por eso plantea fortalecer las pruebas, como la del polígrafo en la institución.

“Es iluso pensar que no se pueden prsentar actos de corrupción en la insititución y muchos más cuando son cooptables como la policía, sin embargo lo que creo es que es la institución que permanentemente ha venido fortaleciendo sus pruebas de confianza”.

Las decisiones están por tomarse pero antes de ello el Jefe Policial apuntado por la Contraloría tendrá su derecho a la defensa y a la par deberá defenderse en la Fiscalía junto a otros dos generales ya fuera de las filas.

En su agenda también está la ley de Uso Progresivo de la Fuerza aprobada en la Asamblea sin considerar el veto del ejecutivo y que por eso tendría vacíos, dice.

El principal de ellos, que los policías no podrían usar la fuerza para evitar delitos, sino que deben esperar que se perpetre el hecho antes de actuar. Y aunque en la Asamblea le contradicen, él asegura que los policías creen que en este tema la ley es al menos ambigua.

“Comprendo el pensamiento de los policías, los policías si tendrán este tipo de limitaciones y en la teoría mientras exista esa ambigüedad no lo va a poder hacer, eso va a generar una ausencia de confianza en el personal”.

Por eso el gobierno planea corregir errores a través del reglamento.

“Pero también haremos pedidos la Procuraduría y a la Corte Constitucional para que en estos casos nos den luces para poder salir. En el periodo de corto y mediano plazo irenos preparando inclusive reformas puntuales a algunos artículos para que esto sea subsanado”.

Y mientras tanto informa que aún se planifican proyectos en los que se invertirá 1200 millones en seguridad. Por lo pronto exhibe cifras que, según él, demostrarían que de a poco se van controlando los índices de violencia.

Fuente Ecuavisa

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba