Partido de Evo Morales promueve nueva denuncia contra expresidenta Jeanine Áñez

La expresidenta de Bolivia Jeanine Áñez tendrá que enfrentar otro proceso penal por haber asumido la presidencia del Senado de manera irregular. Así es la nueva denuncia que impulsa el partido de Evo Morales, el Movimiento al Socialismo. Ese cargo dio paso a que Añez tome la Presidencia de Bolivia en 2019 por sucesión constitucional en un contexto de convulsión social ante denuncias de fraude electoral que derivó en la renuncia de Evo Morales.

El pasado miércoles, mientras se desarrollaba la audiencia de «incidentes y excepciones» que la defensa de la expresidenta presentó, el presidente del Senado, Andrónico Rodríguez, anunciaba otro proceso penal en contra la expresidenta transitoria.

Mientras los abogados de la exmandataria cuestionan la competencia de la jurisdicción ordinaria y las imputaciones por el denominado caso del supuesto «golpe de Estado». Señalan que en todos los casos corresponde un juicio de responsabilidades que debe ser impulsado desde el parlamento, donde el MAS ya no tiene los dos tercios de representación que necesita.

Andrónico Rodríguez, quien es considerado como el ‘heredero’ de Evo dentro del partido de gobierno, oficializó que la denuncia fue presentada ante la Fiscalía por los delitos de anticipación o prolongación de funciones, atribuirse los derechos del pueblo, resoluciones contrarias a la constitución y a las leyes, sedición, seducción de tropas y conspiración.

El también dirigente cocalero, asegura que Áñez asumió la presidencia del Senado en una sesión sin quórum y siendo de la bancada de minoría. Rodríguez explicó que la exsenadora debió haber convocado a una sesión para reconfigurar la directiva que, de acuerdo a Reglamento, debía recaer en la mayoría, el MAS.

La oposición cuestionó esta acción del Presidente del Senado (MAS) al interpretar a su parecer el reglamento de la Cámara de Senadores y la Constitución Política del Estado, para justificar su discurso de «presunto golpe de Estado» y asegura que Jeanine Áñez asumió la presidencia cuando el Estado no tenía gobierno, porque los entonces Presidente, Vicepresidente, presidentes del Senado y Diputados habían renunciado.



A la fecha, la exmandataria guarda detención preventiva desde el 15 de marzo, imputada por el caso de supuesto «golpe de Estado» y sobre ella pesan por lo menos siete denuncias penales, cinco que se tramitan en la vía de juicio de responsabilidades y dos en juzgados penales ordinarios.

Renuncia del presidente del TSE

Ante este panorama, se suma la renuncia del ahora expresidente del Tribunal Supremo Electoral (TSE), Salvador Romero, quien oficializó su renuncia a la vocalía y presidencia, después de dirigir el Órgano Electoral durante 16 meses.

Romero fue designado el 2019 por la entonces presidenta Jeanine Áñez. En la oposición advierten que la dimisión significa que el árbitro electoral quedará a «merced de la cooptación y de la manipulación» del Gobierno y del Movimiento Al Socialismo (MAS).

El expresidente y líder de Comunidad Ciudadana (CC), Carlos Mesa, que ha confirmado que tiene Covid-19, declaró que Bolivia nuevamente corre el riesgo de que el MAS controle el OEP y la «democracia se siga debilitando».

Salvador Romero fue quien dirigió las elecciones generales de 2020, con siete meses de postergación por la pandemia, y las subnacionales de 2021.

Sin embargo, Romero fue blanco de críticas que se concentraron en la falta de una auditoría al padrón electoral y porque no cerró el caso fraude electoral. (ABC de España)

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba