Organizaciones y gremios, en la lucha política

El movimiento indígena y los sindicatos –dos de los sectores más destacados de la lucha social en el Ecuador– fueron las principales organizaciones para la exigencia de derechos y ejercer presión frente a las grandes decisiones del Estado.

En la primera mitad del retorno a la democracia, las demandas ciudadanas fueron canalizadas a través de las agrupaciones de trabajadores. Con el pasar de los años, se unieron otras, de derechos humanos, campesinas, gremios profesionales, entre otras.

Sin embargo, en los noventa se produjo el levantamiento indígena, lo que le permitió abrirse un importante espacio en el escenario político, al punto de que sustituyó a los sindicatos en su papel de canalizador de demandas sociales.

“Hemos resistido durante todos estos 40 años en que el poder ha estado secuestrado. Hay que entender que el haber salido de la dictadura no necesariamente significó que inmediatamente ya pasamos a la democracia”, sostiene Mesías Tatamuez, líder sindical.

Los gobiernos de León Febres-Cordero y de Rafael Correa –pese a sus diferentes orientaciones ideológicas– tuvieron un gran nivel de rechazo en estos sectores sociales.

A la par, los gremios profesionales y las cámaras de la producción tuvieron cada vez una mayor incidencia en los ámbitos de decisión.

La relación entre el sector privado y el Estado estuvo marcada por la participación de empresarios en ministerios y puestos clave. (I)

Fuente: El Universo

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba