Opinión: ¡Tenemos que hablar sobre la lucha por el clima!

Un debate tranquilo ya parece imposible. Solo hay a favor o en contra. Justo o injusto. Bueno o malo. Nada en el medio. El fin del mundo está cerca, claro, simplemente no hay tiempo para hablar. Tienes que actuar. Se declara una emergencia en todas partes.

No hay duda, el clima es importante: los glaciares se derriten, regiones completas se desertifican, el nivel del mar sube, los osos polares mueren de hambre. Lo que nunca se menciona es que muchas cosas se han estado haciendo para que se expulse menos CO2 al aire. Para que las plantas industriales contaminen menos, los automóviles emitan menos gases tóxicos o incluso utilicen electricidad. En el mejor de los casos, esto se descarta como “disculpa verde”.

Lo que se está haciendo en bien del clima

Solo algunos ejemplos, elegidos al azar: hace unos diez años, el fabricante de acero plano Salzgitter tenía un proyecto llamado Eficiencia Energética. Desde entonces, se han ahorrado un millón de toneladas de CO2 y se queman 3.300 terajulios menos de energía por año, una cantidad que podría utilizarse para abastecer a 55.000 hogares.

Washington State Ferries, por ejemplo, el segundo operador de transbordadores más grande del mundo está convirtiendo su flota, que hasta ahora ha utilizado 75 millones de litros de diésel cada año, en barcos movidos con baterías. ¿Por qué? Porque el gobernador de Washington aprobó una ley. Pero el jefe del operador del ferry también dice: no lo hago solo porque el gobernador lo ordenó. Es una buena idea, incluso si no eres ecologista. Menos ruido, menos contaminación, y en algún momento ahorra dinero.

Cada vez más empresas se vuelven ecológicas

Durante la reciente conferencia climática en Madrid, otras 180 empresas se han comprometido a alcanzar objetivos ambiciosos para reducir sus emisiones y volverse neutrales para 2050, a más tardar. No son pequeñas empresas, son grupos conocidos como el fabricante de bienes de consumo Beiersdorf, la cervecera más grande del mundo Ambev y la fusión de las aerolíneas British Airways e Iberia, el tercer grupo europeo de aviación. Desde septiembre, cundo se fundó la “Alianza Business Ambition por 1.5˚C – Nuestro Único Futuro” el número de empresas que han adherido se ha duplicado.

Por supuesto, también suceden cosas que no solo desesperan a los activistas sino también a los realistas, como el desastre de la transición energética alemana. Aunque la participación de la nueva energía en la generación de energía ha aumentado significativamente, esto también (según cifras de la Oficina Federal de Auditoría) el cambio se ha tragado hasta la fecha 160 mil millones de euros. Sin embargo, en Alemania no hay prácticamente una industria solar y la situación en la industria de la energía eólica es igualmente sombría. Alemania prefiere discutir sobre la distancia mínima de las turbinas eólicas, mientras Francia considera construir seis nuevas centrales nucleares.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba