Nuevas tecnologías para los pacientes con enfermedad inflamatoria intestinal

Algunas personas afectadas por esta dolencia ya pueden anticipar un posible brote desde casa

Sofía Larrucea

El Hospital Universitario Puerta de Hierro Majadahonda de Madrid es uno de los centros sanitarios de nuestro país que ya cuenta con unos nuevos dispositivos que permiten saber a los pacientes con Enfermedad Inflamatoria Intestinal (EII) si presentan actividad inflamatoria o no. Una gran ayuda pero que, sin embargo, solo es eficiente con una participación activa del paciente. “Esta herramienta conlleva numerosos beneficios pero para ello necesitamos que los pacientes estén bien formados (más que informados) para que puedan participar y ser corresponsables de las decisiones que se tomen sobre ellos y para que puedan hacerse cargo de parte de su monitorización y seguimiento”, explica Yago González Lama, gastroenterólogo de la unidad de enfermedad inflamatoria intestinal del servicio de gastroenterología y hepatología del mencionado hospital.

La enfermedad inflamatoria intestinal se define como un grupo de trastornos inflamatorios que afecta al tubo digestivo y que engloba dos enfermedades: la enfermedad de Crohn y la colitis ulcerosa. Se trata de una patología de causa desconocida pero mediada inmunológicamente, cuyos síntomas son muy variados y suelen incluir la diarrea con sangre o el dolor abdominal. Para saber si existe o no actividad inflamatoria debe determinarse, a través de las heces, los marcadores de actividad inflamatoria del intestino, es decir, la calprotectina, una proteína que se desprende de los leucocitos neutrófilos cuando hay inflamación. Una prueba muy eficiente pero que hasta ahora obligaba al paciente a acudir al centro cada cierto tiempo para llevar la muestra fecal y ello, como señala el especialista González Lama, podía resultar bastante “engorroso”. La nueva herramienta de telemedicina, impulsada con la colaboración de la compañía biofarmacéutica AbbVie, está posibilitando, sin embargo, que dicho control se pueda realizar sin necesidad de salir de casa. El procedimiento es sencillo: el paciente deberá depositar su muestra fecal en una placa de análisis que cambiará de color según la cantidad de calprotectina que detecte y medirá, de esta manera, los niveles de inflamación intestinal. De este modo, el afectado solo deberá hacer una captura fotográfica y será la aplicación móvil la que informará al paciente si existe o no actividad inflamatoria y si es necesario, por tanto, que solicite una visita con su médico. Una herramienta muy útil y que, además, en el Hospital Universitario Puerta de Hierro Majadahonda se combina con otro proyecto de telemedicina que hace posible que la unidad de enfermedad inflamatoria intestinal atienda a cerca de 2.000 pacientes. Este último proyecto consiste en incorporar la figura de una enfermera para que realice visitas exclusivamente telemáticas, usando el email y el teléfono. Una iniciativa que no ha tardado en mostrar sus beneficios. Y es que, según un estudio realizado por el propio hospital, el uso de las nuevas tecnologías por parte de la enfermera ha permitido que la unidad se haya ahorrado 3.500 consultas médicas presenciales y 850 visitas al servicio de urgencias en un año.

Fuente: salud y medicina

pm

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba