Nueva marcha en Bielorrusia mantiene la presión sobre Lukashenko

Pese al cansancio ante un jefe de Estado que descarta cualquier diálogo, los opositores al poder bielorruso aún esperan ser decenas de miles en las calles de Minsk a partir de las 14h00 (11h00 GMT) para denunciar la elección presidencial del 9 de agosto, que consideran fraudulenta, y la brutal represión de las manifestaciones que siguieron.

Lukashenko, que denuncia un complot occidental desde el inicio de estas protestas, busca cada vez más el apoyo de Moscú, que parece dispuesto a brindárselo, como lo demuestra la visita esta semana a Minsk del primer ministro ruso Mijaíl Mishustin.

Policía refuerza seguridad en Minsk de cara a la Marcha de la Unidad

Asimismo, la Policía bielorrusa reforzó hoy la seguridad en Minsk, donde la oposición planea celebrar esta tarde una nueva protesta contra el Gobierno de Alexandr Lukashenko, que el domingo pasado reunió a más de 100.000 asistentes.

“Para garantizar la seguridad ha sido aumentado el número de policías y militares”, dijo el Ministerio del Interior en un comunicado, donde también informó de la adopción de otras medidas “adicionales” para no permitir “acciones ilegales por parte de los manifestantes”.

En particular, las fuerzas de seguridad avisaron del cierre de los accesos a las principales avenidas del centro de la ciudad, lugar habitual de reunión de los manifestantes bielorrusos.

También fue acordonada la céntrica Plaza de la Independencia de Minsk y cerrados los pasos subterráneos que llevan al lugar, según el portal Tut.by.

Denuncian detenciones

Esta semana estuvo marcada por la severa respuesta de las autoridades a las manifestaciones de estudiantes.

Desde el inicio del año escolar, el 1 de septiembre, los estudiantes se pusieron en huelga y llevaron a cabo varias acciones con los colores rojo y blanco de la oposición para denunciar el poder de Lukashenko, que dirige el país con mano de hierro desde hace 26 años.

Varias decenas de estudiantes y periodistas bielorrusos fueron arrestados.

El sábado (05.09.2020), unas 4.000 personas se manifestaron por las calles de Minsk y 91 fueron detenidas, según el ministerio del Interior de Bielorrusia.

Fuente: dw.com

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba