Noticias

Control de calidad garantiza agua potable segura en Guayaquil

La potabilización del agua transforma el agua cruda captada del río en agua apta para el consumo humano, mediante un proceso supervisado las 24 horas a través de:

Controles de producción

Donde se realiza un control de calidad en línea con 6 equipos instalados en las salidas de los reservorios de la planta que permiten monitorear la calidad del agua en tiempo real.

Sala de control

Recibe los datos y emite alertas, por ejemplo, por incremento de valores de turbiedad, entre otros.

El laboratorio en planta

Registra 576 datos diarios para control de calidad del agua. Y evalúa pH, cloro residual, turbiedad y temperatura.

Es importante recalcar que el agua captada en la planta La Toma nunca se mezcla con el agua tratada en las lagunas Samanes-Guayacanes; tanto por la distancia entre los dos puntos como por el comportamiento del río.

Procesamiento del agua cruda para convertirla en potable

1) Retención: Barras flotantes sobre el río retienen materiales como lechuguines, troncos, basura y manchas de hidrocarburos.

2) Captación del agua cruda: En el complejo La Toma, cuatro estaciones de bombeo captan, filtran y envían agua cruda hacia las plantas de tratamiento.

Mediante una prueba se evalúa la dosis adecuada de coagulante y polímero, dos químicos que eliminan la turbiedad, hasta determinar la mezcla más efectiva.

3) Coagulación: Se aplica la dosis de coagulante al agua para que la turbiedad se transforme en coágulos. El polímero atrapa esos coágulos como si fuera una red.

4) Decantación: Es el asentamiento de los coágulos y su extracción.

5) Filtración: Es el proceso de remover las partículas en suspensión que quedaron de los procesos anteriores mediante filtros de arena y grava.

6) Desinfección: Al agua filtrada se le aplica cloro para eliminar microorganismos.

7) Regulación del pH.

Después de estos procesos el agua potable está lista para la distribución y consumo.

Para asegurar la calidad del agua, mensualmente se da mantenimiento de todo el sistema de producción de agua potable. Durante todo el año, en los laboratorios de Interagua se evalúan 58 parámetros de calidad, en planta y redes de distribución.

Laboratorio de calidad de Interagua

Está acreditado en el Ecuador por el cumplimiento de la Normativa Internacional 17025, exclusiva para laboratorios. Aporta con la potabilización que es un proceso evaluado por el INEN, al menos dos veces al año. El agua potable producida en la Toma cumple con la normativa INEN 1108:2020 que es el otorgamiento del sello de calidad al agua potable.

¿Cuál es el procedimiento del laboratorio para el control de calidad?

Son 18 muestras diarias (563 al mes) que se realizan para determinar la calidad del agua potable que reciben los usuarios. Existen 15 rutas de control y cada ruta cuenta a su vez con 15 ubicaciones en la ciudad. También se incluyen tres reservorios: Bellavista, 3 Cerritos y Santa Ana. Se han determinado 255 puntos distribuidos en la ciudad. También hay rutas mensuales en parroquias rurales.

¿Cómo se realiza la recolección diaria de las muestras?

  1. Un miembro técnico recorre una ruta programada.
  2. Luego de ser autorizado por el dueño o dueña del predio, toma la muestra desde la llave de agua más próxima al medidor.
  3. En el predio se evaluarán parámetros como cloro residual, olor, sabor, y temperatura.
  4. Posteriormente en laboratorios se analizarán los parámetros establecidos en la Norma INEN 1108:2020.

Los resultados se reportan a Interagua y a entidades externas. En caso de hallarse valores anormales en el agua, el laboratorio lo reporta a la sala de control; se amplía la recolección de muestras a más predios; y se monitorea la ubicación de la anomalía hasta resolverla.

Tratamiento de aguas residuales

El laboratorio de calidad de Interagua también aporta con el tratamiento de las aguas residuales y se realiza en las lagunas Guayacanes-Samanes, que es un sistema provisional. Allí llegan las aguas servidas de la mayor parte del norte de Guayaquil, a 28 kilómetros de distancia de la planta de potabilización de La Toma y cuenta con una inversión de más de 15 millones de dólares para su mejora. Incluye una red de medidores de olor para detectar y solucionar anomalías, entre otros.

En términos generales, el sistema inyecta aire al agua residual que llega a las lagunas. Con esto se generan microorganismos naturales que se alimentan de la materia orgánica. Esos residuos son luego filtrados y colocados en un relleno sanitario. Finalmente, el agua tratada es liberada al río mediante una tubería sumergida.

Es importante resaltar que la distancia y la hidrodinámica del río no permiten mezclar el agua residual con el agua cruda que se capta para ser potabilizada.

La nueva planta de tratamiento Los Merinos se construirá en un área de más de 50 hectáreas y estará ubicada en el mismo sector donde funcionan las lagunas Guayacanes-Samanes. Será el lugar definitivo de tratamiento de aguas residuales. Tendrá nueva tecnología y una inversión de más de 200 millones de dólares.

 

Fuente: Interagua

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar