Juliana hará túnel de 4.3 km para las aguas servidas del sur de Guayaquil

Cinco pozos de hormigón armado construidos con diámetros internos de 7 a 12 metros y a una profundidad entre 10 a 34 metros de altura servirán como acceso para que dos microtuneladoras formen el hueco por donde se instalará la línea de impulsión que unirá la estación de bombeo de La Pradera a la planta de tratamiento de Las Esclusas, en el sur porteño.

La alcaldesa Cynthia Viteri junto con directivos de la Empresa Municipal de Agua Potable y Alcantarillado (Emapag) presentaron ayer a la primera microtuneladora traída de Francia. La que fue bautizada simbólicamente por el padre Richard Alarcón con el nombre de ‘Juliana’ en honor a las fiestas de Guayaquil.

Asimismo, en una de las bodegas de Novacero se mostraron las hileras de tuberías que formarán la línea de impulsión. Estas se colocarán conforme se abra el camino con la tecnología de microtunelización que evitará el rompimiento de calles, tampoco habrá zanjas.

La obra, que suma 4,3 kilómetros, conducirá las aguas residuales que llegan a la estación de bombeo de La Pradera a la planta de tratamiento de Las Esclusas, que estará en 2020.

José Luis Santos, gerente de Emapag, refirió que esta obra garantizará el acceso al 100% del sistema sanitario de ciudadanos del sur y centro.

Un total de 1.400 tubos de hormigón con una longitud de tres metros cada uno se instalarán en las avenidas Raúl Clemente Huerta y Galo Plaza.

Indicó que en paralelo, en los próximos dos meses se terminará la construcción de la estación de bombeo La Pradera que a su vez aliviará el sistema de descargas de la estación preliminar La Pradera.

En lo técnico, Jorge Gavino, administrador del proyecto, refirió que las dos microtuneladoras empezarán a trabajar desde septiembre próximo y se estima que entre ambas avancen con la instalación de 24 metros por día. Estas irán cortando el material y a la vez por tuberías se inyectará agua para extraer el material en forma de lodo.

El contrato suscrito en octubre de 2018 está manejado por el consorcio BSSB, que ya tramita la desaduanización de la segunda microtuneladora traída de Nueva Zelanda.

Andrés Mendoza, presidente de Emapag, citó que ‘Juliana’ se le atribuye a “una mujer tan fuerte como una raíz”. Con este proyecto se habilitará 97 % de cobertura sanitaria a la actual limitación de la ciudad, citó.

De su parte, Viteri resaltó que gran parte de los trabajadores provienen de mano de obra local. El consorcio integrado por una compañía francesa, una colombiana y una ecuatoriana labora con 121 personas, entre técnicos nacionales y extranjeros, de esos unos 45 habitantes del sector.

La obra, que beneficia a un millón de personas, asciende a 41 millones y va avanzando en 35%. Estará a fines del 2020. (I)