Radares militares detectaron cinco naves ilegales

Para llegar al Centro de Mando y Control de la Fuerza Aérea Ecuatoriana (FAE) hay que pasar tres filtros de seguridad. Las oficinas operan en Quito y Guayaquil. Ahí se instala todo un sistema de monitoreo para detectar a las avionetas ilegales que ingresan al país.

Este Diario ingresó al Centro de Mando de la capital y constató cómo el personal vigila todo el tiempo el espacio aéreo ecuatoriano. En los monitores, el mapa del país luce abarrotado de puntos brillantes. Son naves que emiten señales de onda y que son captadas por 4 radares militares de origen español.

El piloto Santiago Galarza detalla paso a paso qué sucede cuando el sistema capta una nave clandestina. En ese momento se activa un protocolo para lograr su interceptación. Los oficiales Aerotécnico y el de Control de Interceptación están a cargo de esa fase.

Se contactan con la Dirección General de Aviación Civil, Inteligencia militar y el Ala de Combate 23, que está en Manta. Cuando la información sobre la aeronave está confirmada el técnico pronuncia la palabra clave: ¡Scrabble! Significa que dos aviones Súper Tucano tienen autorización para despegar en busca de la nave ilegal.

Desde la detección hasta ese momento pasan 10 minutos, el tiempo máximo permitido por el protocolo para que los aviones de combate estén en el aire. El oficial de Control de Interceptación se contacta a través de radio con los pilotos de los Súper Tucano.

Les da información sobre la nave: altura, trayectoria, velocidad y distancia de algún punto de referencia. El diálogo se hace en códigos y en inglés: Vector 030, Halcones, radial 034, threat, 20 nudos, buggy… La explicación dura dos minutos.

De enero a junio de este año, los radares militares han detectado cinco ingresos ilegales de aeronaves no identificadas y han realizado la interceptación de dos aparatos.


Fuente: El Comercio