En Guayaquil, se fortaleció Acuerdo Nacional 2030 por Una Vida Libre de Violencias

Con el compromiso de afianzar los sistemas de protección de derechos, justicia y prevención de violencias en el marco del Acuerdo Nacional 2030, este martes 18 de junio, en la ciudad de Guayaquil, se desarrolló la jornada para recoger aportes para el eje “Por Una Vida Libre de Violencia”, con la participación de organizaciones sociales, instituciones públicas, privadas y representantes de la sociedad civil, la cual estuvo liderada por el Ministerio de Inclusión Económica y Social (MIES) y la Secretaría de Derechos Humanos.

El evento tuvo lugar en las instalaciones del ECU 911 y reunió a distintos actores sociales y políticos, cuyo accionar es determinante para estructurar una convivencia sin maltrato a sector prioritarios.  Alain Vélez, coordinador zonal 8 del MIES mencionó que el encuentro permite establecer acciones a mediano y corto plazo para transformar prácticas sociales, nos hemos involucrando en cumplimiento de nuestro rol como instituciones.

Raúl Ledesma, Gobernador de la provincia del Guayas; Marco Brito, Secretario Nacional de Derechos Humanos; Rocío Rosero, Subsecretaria de Prevención  y Erradicación de Violencias de la Secretaría de Derechos Humanos; Luzmila Nicolalde, delegada de la Alcaldía de Guayaquil; Úrsula Strengue, Concejal de Guayaquil; Lizie Ernst, delegada de la sociedad civil y Dalton Narváez, Alcalde de Durán, participaron de la jornada.

El gobernador del Guayas, señaló durante su intervención la necesidad de enfrentar la violencia desde sus inicios. “Desde el Gobierno Nacional se esta trabajando con muchas instituciones públicas y privadas para presentar a la sociedad, mecanismos de auxilio y ayuda en casos de vulnerabilidad de derechos”, agregó.

Por su parte, Marlo Brito, destacó la unificación de esfuerzos en un mismo objetivo.  “Trece eventos en territorio se han desarrollado con el mensaje de que Ecuador debe construir una vida libre de violencia. Desde la Secretaría de Derechos Humanos tenemos tres grandes retos para la erradicación de la violencia: un reto de prevención, de atención, protección y de acceso a la justicia”, añadió.

Posteriormente, se instalaron mesas de trabajo sobre tres temáticas: prevención, fortalecimiento de sistemas de protección y acceso a la justicia. Uno de los planteamientos de la mesa de prevención fue la necesidad de gestionar campañas educativas y formativas dirigidas a la población, sobre todo de sectores rurales. “Los casos de violencia en zonas rurales se multiplican y las vulneraciones se suman”, señaló Stefanía Pareja, representante de la sociedad civil.

Emilio Carrillo de Aldeas Infantiles intervino en la mesa de trabajo de sistemas de protección y realizó precisiones sobre el tema del acceso a la justicia, en el marco de los procesos que se deben evitar para la no revictimización. “Proponemos fortalecer rutas y redes de apoyo y que incluyan la participación de todas las organizaciones que están en el sistema de protección”, señaló.

Asimismo, Lita Martínez, quien formó parte de la mesa de acceso a la justicia, destacó la importancia de definir una ruta en común para guiar a la ciudadanía de forma óptima y ágil. “Muchas veces cada uno de las instituciones tienen sus propios protocolos lo cual solo pone a la ciudadanía sin un norte fijo”, refirió.

Como finalización del evento, Rocío Rosero, destacó el avance de las mesas temáticas para la construcción del sistema de protección, prevención y erradicación de las violencias como un proceso basado en voluntades políticas, técnicas y humanas.