Jaime Nebot: Guayaquil independiente significa no dependiente

Jaime Nebot dice que como alcalde ha cumplido todo lo que ha prometido, y más bien ha rebasado su plan. Cita la Metrovía, la Aerovía, la Terminal Terrestre, avenidas, túneles, el manejo del aeropuerto, que queda con $ 220 millones en caja para empezar el nuevo. Habla de la organización del tránsito, de haber quitado el caos de los buses de transporte urbano. Resalta el internet gratuito en las calles, la entrega de tablets; el haber creado espacios verdes hasta llegar a un promedio que supera los 9 metros por habitante, por encima de la media mundial; el haber hecho que el turismo suba de cero hace 20 años a 2,1 millones de visitantes por año. Y mucho más. Aquí algunas de sus respuestas.

¿En una balanza, qué tan satisfecho va, y la frustración, en qué porcentaje queda?

En cada oportunidad, como cada funcionario candidato a función debió haber hecho, mi plan de gobierno de cada una de las cuatro alcaldías es oficial y se puede consultar. No encontrará usted, en ninguno de los cuatro planes, algo que yo no haya cumplido, y encontrará, eso sí, muchas cosas a las que no me comprometí y están hechas. Segundo, la prosperidad y la ciudad son en el fondo procesos permanentes en construcción, de manera que siempre falta por hacer…

El noroeste es una zona en crecimiento, ¿cuánto hizo y queda por hacer allí?

Le respondo primero políticamente, porque este cuento, sobre todo en las campañas, de que en el Distrito 2 no quieren la administración de Jaime Nebot, la gente está molesta, la gente sufre… Y cómo es que sacamos 4 de 5 concejales en ese distrito. Cómo así la doctora Viteri barrió (en la elección). Es mi mejor respuesta a ese tipo de críticos. Han tenido que tragarse sus palabras, y si no se las tragan estarán masticando bien… ¿Usted recuerda la Perimetral, cómo era en ese sector? Vaya ahora, ampliación, regeneración urbana gratuita, juegos de agua, balnearios, parques. Todo eso ha ocurrido en el Distrito 2.

Al hablar del centro y sus cambios usted habla de procesos largos, ¿eso implica a toda la ciudad?

Vea usted lo que era la flota de buses convencionales en Guayaquil hace pocos años, hoy se han chatarrizado cientos de buses, los transportistas han adquirido nuevos… Es un proceso, son 60 años de abandono que no se pueden corregir en pocos años. Qué hubiese sido de la ciudad sin los cuatro túneles, sin las grandes avenidas y la autopista, y aquí sin ayuda del Gobierno central, nosotros desde el 2007 no hemos recibido del Gobierno central ninguna obra en esa materia. Correa hizo un par de hospitales, el parque Samanes. No hay otras obras, pero esa es la grandeza de Guayaquil, nosotros no lloramos. El concepto de independencia de esta ciudad no es como piensan los regionalistas, nosotros somos orgullosamente parte del país. Sabe qué significa Guayaquil independiente, es no dependiente, eso se lleva en el alma y no nos van a quitar nunca.

¿Y Lenín ha hecho algo por Guayaquil?

No. No puede tampoco; si no tiene un centavo, qué va a hacer.

¿Hubo alguna persona o institución que se opuso al desarrollo de Guayaquil estos 19 años?

Si hubo o no hubo, no me importa, pero si hubo nadie pudo lograr lo que usted dice, nadie pudo detener a esta ciudad. Esta ciudad en plena crisis nacional no ha tenido ningún contratista impago, ningún programa que no crezca y se mantenga (…) La aerovía, el dragado y los puentes están en plena construcción sin pedirle ayuda a nadie, sin llorar, ese es el Guayaquil al que yo le rindo tributo, ese es el que se ha ido forjando, a través de la madurez y decisión de su gente. Ese es el Guayaquil que yo quiero que sea más grande y mejor todavía, no con un afán egoísta, es un buen ejemplo para otras ciudades del país. Guayaquil sin dejar de ser Guayaquil por Guayaquil, que lo ha demostrado, no dejará de ser Guayaquil por la patria.

¿Cuál fue el momento de mayor satisfacción en su administración?

La misma alegría que tuve al llegar la tengo al irme para… Yo no tengo alegrías excesivas, ni tristezas permanentes. Quizás los días en que me sentí mejor pasan por una obra de otro tipo, el día que canalizamos y materializamos esos encuentros multitudinarios (marchas), defendiendo la libertad y el progreso de Guayaquil. Era la reafirmación de que esta ciudad hace entender al que no entiende, oír al que no quiere oír y ver a quien no quiere ver.