Cambio de rutina por regeneración urbana en calle Chimborazo, en Guayaquil

Mariela esperaba la línea 3 en las calles Chimborazo y Azuay, en el centro-sur de la urbe. Ya habían pasado 20 minutos y no veía ni un solo bus que circulara por esas vías. Una joven se le acercó y le indicó que ya ni un solo bus rueda en ese tramo desde que se realizan los trabajos de regeneración urbana.

Wilfrido Matamoros, de Fundación Siglo XXI, entidad encargada de la regeneración urbana, explicó que el tramo de operación es en la calle Chimborazo desde El Oro hasta Portete.

En un recorrido que realizó este Diario se verificó que hasta la calle Camilo Destruge, dos vías paralelas antes de Portete, se trabajó en romper la calzada.

Matamoros detalló que estos trabajos comenzaron hace un mes, y se tiene previsto al menos unos cuatro o cinco meses más ya que debido a las lluvias se demoran ciertos trabajos.

“Estamos cambiando los bordillos, las aceras, los cables de CNT y demás cableado aéreo, los vamos a meter de forma subterránea, también se va a cambiar mobiliario urbano como postes, luminarias, y se pondrán adoquines, desde el bordillo hacia las casas, la calle no la tocamos”, explicó Matamoros la tarde de este jueves.

Añadió que el cierre de las calles es más bien para la movilización de maquinarias y obreros.

En el sector se han ubicado puentes de madera para la entrada y salida de personas de centros médicos como el Hospital Clínica Alcívar y de establecimientos como farmacias, locales de comida, entre otros servicios.

Jorge, quien iba con su esposa a comprar medicamentos, contó que los buses ahora los toma por la calle Coronel, paralela a Chimborazo.

Allí pasan las líneas 45, 67 D, 152, 3, 4, entre otras.

Gustavo Totoy, quien vende periódicos y caramelos en las calles Azuay y Chimborazo, explicó que a los que vienen a preguntar se les dice que ya no pasan por aquí, pero otros sí se quedan esperando.

Manuel, quien vive en Chimborazo y Camilo Destruge, desde su villa les grita a los usuarios de buses que avancen hasta la calle Coronel.

“Amigo, vaya a la vuelta, no pierda tiempo, ya no pasan por aquí”, les dijo a unos chicos.

Sandra, quien ofrece chuzos una cuadra antes, dijo que el polvo es molestoso para los moradores, pero que igual la zona sigue transitada, excepto por la circulación de los buses.

Tanto ella como otros comerciantes y moradores esperan que se concrete esta obra y brinde comodidad y belleza en esa zona.

Regeneración

El año pasado se suscribieron cuatro contratos de regeneración urbana. Uno por $ 700.853,75, que consiste en la construcción del proyecto riberas del Salado, etapa 11, en la calle 3er. Pasaje 53 (calle 50), suburbio de la ciudad.

Museo del cacao

Otra obra es la construcción del museo del cacao en el centro, con una inversión de $ 803.497,07. (I)