Con instalación de nuevas tuberías se busca superar colapso de vía a Cascajal

La oportuna atención dispuesta por la prefecta Mónica Becerra permitió que maquinaria de la Corporación Provincial ingrese a reparar el daño producido por las fuertes lluvias en el acceso a Cascajal y otros recintos, de la parroquia Taura, en Naranjal.

“Las alcantarillas se estaban hundiendo y por poco nos quedamos incomunicados”, relató David Castro, habitante del recinto Las Palmas, para graficar la gravedad del daño que podría haber afectado el traslado de productos a los puntos de comercialización.

Por ello, Castro vio con optimismo la llegada oportuna de las máquinas de la Dirección de Obras de la Prefectura del Guayas, que empezaron a instalar las nuevas alcantarillas de 48 pulgadas en la vía que lleva al recinto Cascajal.

“Debido al invierno la corriente socavó los taludes del canal tributario del río Culebra produciendo que colapse el lugar por la escasa capacidad de la alcantarillas, es por esto que estamos trabajando en la reposición de las mismas en beneficio de los agricultores de la zona”, explicó el jefe de obra, Samuel Franco.

Esta labor se realiza con una excavadora y volquetes que transportan un total de 60 m3 de material pétreo y 24 m3 de piedra de escollera, para dejar habilitado el camino y asegurar las 5.000 hectáreas de arroz y productos de ciclo corto del sector.

Entre los sectores beneficiados con este trabajo están: Cascajal, 15 de Noviembre, Reina del Cisne, Las Palmas, Piñuelar y Albarobom donde habitan 3.000 agricultores.

“Estamos agradecidos con la prefecta Mónica Becerra porque nos ayudó de forma inmediata y los habitantes  que viven aquí aseguran sus cultivos con este trabajo que se desarrolla sin contratiempos”, destacó Lorena Rosado, presidente del GAD Parroquial de Taura.