En Durán, adultos mayores mejoran su calidad de vida a través de la Misión Mis Mejores Años

Con gran expectativa Dolores Jiménez, adulta mayor de 68 años y habitante del sector Finca Delia, del cantón Durán, espera la visita del tutor de atención domiciliaria de la Misión Mis Mejores Años, programa que el Gobierno Nacional implementó mediante el Ministerio de Inclusión Económica y Social (MIES) para mejorar la calidad de vida de las personas mayores de 65 años en situación de pobreza, a través del acceso progresivo al ejercicio de sus derechos.

Dolores involucra a su esposo, Fermín Jiménez de 77 años, y ambos reciben la visita, dos veces al mes, de un técnico del MIES, con quien realizan diferentes dinámicas y ejercicios basados en actividades físicas que buscan fortalecer la masa muscular, mejorar el equilibrio y la memoria a corto plazo, así como ubicación en tiempo y espacio, dice el técnico Marco Quimí. “Además, se trabaja con la familia en charlas para el cuidado del adulto mayor”, añade. 

Dolores comenta que poco a poco se siente con más energía. “Mi esposo y yo hacemos todos los ejercicios, tengo mi carpeta con juegos para la memoria. Todavía me siento con fuerzas, a veces hasta lavo mi ropa con mucho ánimo”, además agrega: “Yo tuve 11 hijos, pero todos viven en sus propias casas y por ello a veces pasamos solos en nuestro hogar, trabajaba lavando ropa, pero ahora ya no salgo, por eso me siento dichosa de que vengan”, comenta la adulta mayor.

Quimí junto a cuatro compañeros técnicos del MIES son los encargados de trasladar el servicio de atención domiciliar, no solo a esta pareja de esposos sino también a alrededor de 200 personas adultas mayores de las zonas urbanas y rurales de Durán y Samborondón, que se encuentran en condiciones de pobreza y pobreza extrema.

Por su parte, Edwin Feijoo, director distrital del MIES para Durán y Samborondón refirió varios logros nacionales de la Misión Mis Mejores Años: “Durante el 2018 se trabajó inicialmente en la identificación de adultos mayores en condiciones de pobreza y pobreza extrema, luego se incrementó la pensión de 50 a 100 dólares, lo que representa un gran avance para la atención de este grupo poblacional. Actualmente son 100 mil adultos mayores en esas condiciones que a nivel nacional reciben esta pensión”.