Nicole Kidman, de regreso a la televisión

Está nominada al Óscar pero en vez de pensar en el traje que lucirá, la artista dedica su tiempo a la promoción de “Big Little Lies”, serie que protagoniza y produce junto a su amiga y colega Reese Witherspoon.

Cuando Nicole Kidman comenzó su carrera actoral en Australia participó en la serie de televisión “Bangkok Hilton”, en el año 1989. Al año siguiente protagonizó “Días de trueno”, donde conoció a su exesposo Tom Cruise, y desde entonces su nombre fue conocido en Hollywood hasta el punto que en 2003 ganó el premio de la Academia por “Las Horas”. En todos estos años sólo participó en una producción para el canal HBO, la película “Hemingway & Gellhorn” que en 2012 realizó junto a Clive Owen.

Este año está nominada al premio Óscar como mejor actriz de reparto por “Lion”, película que en Colombia se proyecta con el nombre “Un camino a casa”. Aunque quedan pocos días para que se realice la ceremonia más importante en la industria del cine, Kidman no está pensando en el maquillaje o el traje que lucirá, está trabajando y promocionando su regreso a la pantalla chica: “Big Little Lies”.

“La televisión tiene tan alta calidad hoy en día. Es exquisita y estoy muy contenta por eso. Todos los actores buscamos grandes historias y grandes oportunidades”, dice la artista sobre la serie en la que además de ser una de las protagonistas, es productora en compañía de su amiga y colega Reese Witherspoon.

“Hago películas de arte gran parte del tiempo y las películas de arte tienen un lugar particular en el mundo. Con “Un camino a casa” hemos tenido que mostrarla para que la gente la viera (…) hemos tenido que trabajar para sacar esa historia. Creemos en ella y es glorioso que esté recibiendo la atención que está recibiendo, pero, Dios mío, es difícil de encontrar entre tanto ruido”, reflexiona sobre el filme que compite en seis categorías del Óscar.

A “Big Little Lies” llegó por medio de una amiga de ella y de Witherspoon, quien les mostró el libro. “Me llamó y me dijo: “Es esto, esto es lo que vamos a hacer juntas”. Y me lo envió, lo leí, y me quedó muy claro que debíamos seguir adelante”.

Se trata de un drama sobre cinco madres que viven en la localidad elitista y costera de Monterrey (California), cuyos hijos de entre seis y siete años acuden a la misma clase en la escuela y cuyas vidas se ven afectadas por un asesinato sin resolver.

Nicole Kidman viajó a Australia y contactó a la escritora Liane Moriarty, quien le dio los derechos con la condición de que interpretara al personaje Celeste Wright.

Cuando la autora dijo que quería que interpretara a Celeste, ¿tenía alguna reserva acerca de hacer un papel tan increíblemente intenso?

Sí, fue intenso. Fue muy emotivo para mí, todavía lo es. Investigué mucho y me acerqué visceralmente. Como hice toda la investigación, simplemente siento mi manera a través de ella. Muchas de las escenas que hicimos fueron muy físicas, pero yo quería llegar allí porque quería que fuera auténtico, quería que fuera real.

Como actriz, todo está destinado a hacerse con trucos y cosas por el estilo, pero yo quería realmente hacerlo. Y quedé magullada, esos moretones eran reales. Keith (Urban, su marido) me preguntaba: “¿qué diablos está pasando en ese set?” porque volvía a casa, me bañaba y él podía verme llena de moretones. Pero así es como trabajo, siento a través de las cosas. A medida que envejezco me vuelvo más emocional y más sensible.

La acción se trasladó de Sydney, Australia a Monterrey, Estados Unidos, para la serie. ¿Por qué?

Los temas son universales. ¿Nos hubiera gustado a todos filmar en Sydney? Sin duda. Pero para que funcione a nivel mundial, Liane no dio su bendición para trasladarlo a Estados Unidos.

Un libro es un libro y funciona como una entidad, por derecho propio. Cuando traduces los libros a la pantalla, cualquier que tome forma, tienes que permitir que el director, y el guionista, artísticamente lo hagan suyo.

No puedes decirle a alguien que vaya a pintar exactamente lo que ya se pintó, de la misma manera. Tiene que ser la voluntad del autor de hacerlo. Dices, bueno, ahora vas a convertirlo en algo más. No va a ser exacto, va a ser un poco distinto y eso está bien. Esa es la bendición que dio Liane, por lo que Jean-Marc podría hacerlo suyo. Eso es el cine versus la literatura.

Las escenas que tiene con Alexander Skaarsgard, que interpreta a su esposo Perry, son muy densas. A veces los actores dicen que evitan pasar demasiado tiempo juntos fuera de escena para asegurarse que eso no se diluye. ¿Cuál fue su caso?

En primer lugar, Alex y yo hablábamos de ello en términos de carácter y relación. Pasamos tiempo juntos, especialmente con los gemelos, nuestros hijos, para construir nuestra familia.

Lo que era realmente interesante era, supongo, cómo mujeres del elenco podíamos todas decir: “Ahora vamos a cenar”. Fue realmente agradable. No relegaba el trabajo porque, de la manera más extraña, eso era lo que nos daba seriedad.

Esas cenas, esas conversaciones, y todo eso, nos dieron la amistad, nos dieron la seriedad. No puedes fingir esas cosas.
Eso nos hizo conocernos intuitivamente y saber qué teníamos que hacer. Todos somos muy cercanos ahora. Nos contamos casi todo, estamos juntos. Una cosa encantadora de conseguir como algo lateral al trabajo.

“Big Little Lies”, serie que Nicole Kidman describe como inusual, triste, actual, profunda y divertida se estrena el 19 de febrero a las 9 de la noche hora Colombia y es la serie que tiene la misión de presentar el universo femenino en el canal tras el final de “Girls” y las exitosas “Game of Thrones” y “Westworld”.

Fuente: El Espectador

ra

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba