Necesidad de financiamiento para el Ecuador en 2021 es de $ 8.700 millones, dice el ministro Mauricio Pozo

La necesidad de financiamiento en el Ecuador para el 2021 es de $ 8.700 millones, de los cuales $ 3.900 millones corresponderán al déficit fiscal. Al ser un año de transición presidencial, el Gobierno saliente descarta la emisión de bonos de deuda, pero sí establece opciones como deuda multilateral, con China, y contratos con el DFC (Corporación Financiera de Desarrollo de Estados Unidos), como las posibilidades que tendría el siguiente Gobierno para cubrir dicha necesidad.

El ministro de Economía y Finanzas, Mauricio Pozo, explicó en una rueda de prensa hace pocos minutos que, a su parecer, la opción con el Fondo Monetario Internacional (FMI) está abierta por dos vías: por un lado, si se continúa con el Programa Financiero, que incluye un desembolso para las siguientes semanas; y por otro, la emisión de Derechos Especiales de Giro por parte del Fondo, y que para el Ecuador podría llegar a ser de $ 1.000 millones. Adicionalmente se podrían conseguir más recursos de los propios multilaterales, dependiendo del ajuste que se haga al programa económico existente.

Pozo explicó que en estos días hubo una reunión con el director del Hemisferio Occidental del FMI, Alejandro Werner, parte del equipo del Ministerio, y Simón Cueva, quien ha sido designado como Ministro de Economía por el presidente electo, Guillermo Lasso.

Explicó que ha habido una gran apertura y flexibilidad por parte del multilateral: “No veo que haya problemas en que el nuevo Gobierno pueda hacer reformas al programa, y se evite cualquier problema de secuelas sociales, más aún viendo lo que sucede en Colombia”, dijo. Para Pozo, el programa actual no va en la línea de generar ese tipo de problemas. “Dejamos lista la alfombra para el siguiente desembolso”, dijo.

Sobre la emisión de bonos, dijo que es aún complicado por tres razones. Primera, si bien el riesgo país ha bajado, aún se mantiene alto (769 puntos al 5 de mayo). Segunda, porque si se llegaran a emitir bonos, se mermaría la credibilidad de la renegociación de la deuda que se hizo recientemente. Y tercera, porque sí se ven otras opciones.

El ministro dijo que no se descarta que pudiera avanzarse con un préstamo chino relacionado con petróleo, pero que no signifique una garantía. Aunque, dijo, esto dependerá de las condiciones. También existe la vía del financiamiento con el DFC de EE. UU., que consiste en el acceso a financiamiento anclado a la monetización de activos.

También aclaró Pozo que la deuda ecuatoriana, si bien va a terminar en montos mayores a los que se registraban cuando se recibió el Gobierno, tiene una mejor estructura (mejores tasas y plazos más amplios). Recordó que a finales del Gobierno de Correa la deuda consolidada era de $ 27.871 millones. Sin embargo, esta cifra no transparentaba el volumen real de las obligaciones, pues no tomaba en cuenta la deuda interna con el IESS, los Cetes y pasivos contingentes.

Explicó además que no era posible cortar el endeudamiento de manera inmediata, pues hubiese generado un shock a la economía. Si bien se incrementó la deuda, era necesario para poder cubrir los ingresos que cayeron por el tema de la pandemia, dijo.

Sin embargo, también reconoció que en los primeros años de Gobierno no se aplicaron las mejores políticas de endeudamiento. Al ser consultado sobre la emisión de bonos (en un valor mayor al que hizo Correa) y sobre las operaciones con Goldman Sachs y Credit Swiss, el ministro dijo que no puede responsabilizarse por lo que hicieron otros ministros, pero reconoce que fueron “de menos a más”. Consideró la operación de Repos como un error, por ser muy costoso. (I)

Fuente: El Universo 

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba