Nassib Neme no encuentra una explicación por qué no se aprueba retorno de la LigaPro

Se cumplen cuatro meses y trece días sin fútbol del campeonato de la LigaPro, una de las actividades que no se ha reanudado desde que el Gobierno Nacional decretara estado de emergencia sanitaria por la pandemia del coronavirus. Ante este trance, que ha impactado las finanzas de los equipos por la falta de ingresos de todo tipo, los dirigentes, entre otras medidas, acordaron con sus plantillas la reducción de salarios. Pero la inactividad amenaza al balompié con peores consecuencias mientras la LigaPro mantiene interminables reuniones con el Comité de Operaciones de Emergencia (COE) nacional para, cumpliendo las exigencias de bioseguridad que ese ente les plantee, reanudar el torneo.

Con julio por fenecer y solo la segunda división tiene fecha de inicio de su certamen (en agosto próximo). Nassib Neme, presidente de Emelec, le dijo ayer a EL UNIVERSO que no entiende cómo la industria del fútbol profesional no ha logrado aún permiso para su reanudación, mientras un circuito con menos infraestructura como la segunda categoría sí tiene autorización para jugar. También habló de Fernando Gaibor, que no pudo ser repatriado para este 2020.

¿Están los clubes en capacidad de seguir soportando más tiempo sin partidos oficiales?
Es una situación difícil de sostener. Los clubes tienen muy afectadas sus finanzas. Muchos han perdido varios auspiciantes y el fútbol, cuando regrese, será sin público, lo que sugiere también un golpe en los ingresos a los que también están conectados a esta industria. Son miles de agentes económicos que hoy tienen paralizada su actividad a raíz de que el fútbol está paralizado. Me parece que esta industria ha dado muestras de estar preparada para volver a jugar el torneo de la LigaPro.

¿Emelec perdió auspiciantes?
Perdimos uno, pero hemos logrado reconstruir las conversaciones para que se sostenga. El resto de patrocinadores se han mantenido, pero no hemos podido recibir de ellos pago alguno ya que tampoco le estamos entregando el producto.

¿Cómo se explica que la segunda división tenga fecha de inicio y la primera aún no?
No hay explicación posible. Tenemos un equipo de segunda división (el filial Rocafuerte) y puedo dar fe de que están, en escala del uno al 100, en el primer escalón frente a los equipos de la LigaPro, que deben estar en el escalón 90 en cuanto a protocolos de bioseguridad. Me resulta difícil de procesar cómo la segunda categoría, con básicos, primitivos e insípidos controles está ya autorizada y la LigaPro aún no cuenta con fecha para reinicio.

Él tiene la documentación relevante de todos los clubes y es difícil verlo por allí, en medio de la nada, intentando decir algo que no tiene conexión con la realidad. Es preocupante y, evidentemente, va a ser un golpe al campeonato y a todos los participantes.

¿Con la grave situación sanitaria en Pichincha, Tungurahua y Manabí han contemplado la posibilidad de que no se reanude el torneo este año?
En caso de que se pueda iniciar, seguramente será en agosto. Me animaría a pensar que, manteniendo el modelo A del sistema de campeonato, que es con el que se inició, una reestructuración del calendario para modificar los partidos próximos y permitirle a zonas más afectadas permanecer un poco más aisladas con sus propios equipos, y zonas menos afectadas no tener largos traslados, sería la mejor alternativa para darle al menos de tres a cuatro semanas adicionales de espacio para que las autoridades de salud vayan resolviendo los problemas que cada ciudad refleja.

¿Vio el partido de simulacro entre Barcelona y Guayaquil City?
Lo vi y me pareció similar a lo que vienen haciendo las ligas española, italiana e inglesa. Se han tomado recaudos, precauciones y protocolos para cuando los partidos ocurran.

¿Qué ocurrió con la intención de repatriar a Fernando Gaibor en condición de préstamo?
Gaibor llegó el país el martes y el libro de pases cerraba el viernes (pasado). Su representante, al saber que Independiente de Avellaneda tenía dificultades económicas para hacer frente al contrato del jugador, nos exteriorizó el miércoles que Fernando estaba interesado en jugar en el país, y Emelec es su casa. Pero con el libro de pases cerrando viernes era muy difícil que se pudiera desde Argentina pedir el CTI (certificado de transferencia internacional) a Dubái, y luego desde Argentina a Ecuador. Veíamos la opción operativamente muy poco viable, porque los tiempos no alcanzarían para entendimientos con Independiente; con el jugador, sí. Pero no fue más que una conversación por encima, sin grandes tratativas y no hubo insistencia.

Se dijo que la oferta azul no satisfizo al club argentino.
Independiente mantiene una deuda con Emelec (por el 30 % del traspaso y por una reclamación que el CSE hizo en FIFA por un préstamo); la oferta nuestra fue condonar la deuda. Pero a ellos les iba a tomar más tiempo porque tenían que ponerse de acuerdo con Gaibor, porque mantiene una deuda con él y hasta hoy no la zanjan. Había muchos factores en el medio para la operación y decidimos que no tenía sentido.

¿Algún jugador, de los que ha transferido Emelec, donó (como José Cifuentes a Universidad Católica) más de la mitad del porcentaje que le correspondía?
Cuando hemos hecho un contrato de transferencia nos preocupamos de que, o pagamos (Emelec) el total del porcentaje o lo compartimos con el club adquiriente, pero el jugador lo tiene que recibir. (D)

Fuente: El Universo

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba