El Municipio de Guayaquil realizó trabajos de limpieza, desalojo, bacheo y tendida de carpeta asfáltica en varios sectores de la ciudad

“Aquí trabajamos en época de crisis y cumplimos en época de crisis porque Guayaquil, gracias a este modelo eficiente y de alianza con empresas públicas y privadas, continúa la ruta del progreso. Aquí no se admiten retrocesos y en ese sendero seguimos”, dijo la vicealcaldesa de Guayaquil, Doménica Tabacchi, antes de suscribir la mañana del martes 24 de enero, en el Salón de la Ciudad, como testigo de honor del contrato para la construcción de la estación de bombeo de alcantarillado sanitario en La Pradera, al sur de la ciudad, y la conexión con la planta de Las Esclusas.

El nuevo contrato es parte del proyecto de universalización de los servicios de alcantarillado sanitario y tratamiento de aguas servidas que lleva a cabo la actual administración municipal del alcalde Jaime Nebot y se ejecuta a través de la Empresa Municipal de Agua Potable y Alcantarillado de Guayaquil  (EMAPAG-EP) y la concesionaria Interagua.

El objetivo de este macroproyecto es transformar la planta preliminar Pradera en una estación de bombeo moderna, que permita instalar nuevos equipos con capacidad de manejar e impulsar los caudales proyectados al año 2040 y descargarlos en la Planta de Tratamiento de Aguas Residuales Las Esclusas, que está en construcción, y mejorar las condiciones ambientales del sector.

El gerente general de EMAPAG-EP, José Luis Santos, dijo que la cobertura proyectada es de 4.411 hectáreas, donde se atenderá a una población de 870.000 habitantes que habitan en el casco central, Suburbio Oeste, La Trinitaria, Guasmo Sur y Guasmo Oeste.

Santos acotó que la contratista es Acciona Agua S.A. por USD  23´210.213 y ejecutará los trabajos en un plazo de 13 meses y tiene tres meses para poner en marcha la construcción de la planta que comprende un nuevo edificio administrativo, la estación de bombeo donde se ampliará la potencia con 7 equipos para lograr un mayor caudal, el cuarto de transformadores y la línea de impulsión hacia la Planta de Tratamiento de Aguas Residuales Las Esclusas, donde se utilizará tecnología de punta porque se rehabilitará la red de alcantarillado con abrir las calles, sin hacer zanjas y con tecnología de tunelización.

El funcionario indicó que la fiscalización está a cargo del Consorcio Ayesa-Proeza por USD 2’453.410, rubros que incluyen la fiscalización y la conexión con la línea de impulsión Pradera-Esclusas, que está en proceso de elaboración de pliegos. Santos concluyó su intervención destacando la confianza del Banco Mundial y el Banco Europeo de Inversiones para financiar el proyecto de saneamiento ambiental.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba