DestacadoPolítica

Ministerio de Energía evalúa venta de los activos de Repsol a New Stratus

La firma New Stratus Energy manifestó su interés en adquirir los activos petroleros en los que opera la española Repsol en el Oriente del país, desde hace casi tres décadas.

Ambas compañías firmaron el martes una ­carta de intención. El documento fue remitido ayer, 21 de octubre del 2020, al Ministerio de Energía y Recursos Naturales No Renovables.

New Stratus Energy, que tiene su sede en Canadá, informó mediante un comunicado que ha iniciado el proceso para adquirir los activos en los bloques 16 y 67 y las acciones que Repsol tiene en el Oleoducto de Crudos Pesados (OCP).

Los contratos de servicio existentes para la operación de los bloques petroleros vencen en diciembre del 2022.

Mientras tanto, el plazo de la concesión para la administración del OCP se cumple en noviembre del año 2023.

Los bloques en los que la nueva firma tiene interés producen alrededor de 10 362 barriles de petróleo por día, según información de la página web de Repsol Ecuador.

Mientras tanto, en OCP la firma canadiense aspira a tener una participación del 29,7% que actualmente mantiene Repsol en ese activo.

El crudo que se extrae de estas áreas petroleras, ubicadas en Orellana, es transportado hasta Lago Agrio a través de un oleoducto subterráneo.

Esta infraestructura tiene 120 kilómetros de longitud y fue construida, según la firma española, con los más innovadores sistemas y estándares de seguridad. La aplicación de estos estándares de operación responde a que parte de estos bloques petroleros se encuentran dentro del Parque Nacional Yasuní, considerado una zona megadiversa.

Antes de que esta transacción se concrete, New Stratus Energy y Repsol deberán cumplir ciertos procesos. Esto incluye contar con las aprobaciones regulatorias habituales. Por ejemplo, se ­requiere la autorización previa de la Transacción Potencial del Ministerio de Energía, confirmó la firma canadiense en el comunicado de prensa.

Adicionalmente, se necesita la autorización de la Superin­tendencia de Control del Poder de Mercado y de otras entidades ecuatorianas.

En el Ministerio de Energía, el análisis de esta carta de intención podría durar alrededor de tres semanas, según informó una alta fuente de esa Cartera de Estado.

Antes de dar su aprobación, esta entidad deberá corroborar que la nueva firma tenga igual o mayor capacidad técnica para operar los bloques y los activos mencionados.

Se deberá evaluar también que la nueva firma esté en condiciones de afrontar posibles indemnizaciones y de atender potenciales pasivos ambientales que deje la operación de los bloques petroleros 16 y 67.

Esto porque los contratos de operación de esas áreas hidrocarburíferas y la concesión del OCP están por vencer.

Luis Calero, abogado petrolero, explicó que la cesión de activos petroleros de parte de una empresa privada es posible en cualquier momento del contrato, siempre que para ello se cumpla con la normativa legal vigente en el país.

Esto implica, entre otros, que la que asuma esos derechos tiene que ser una empresa de iguales o mejores condiciones económica y técnica que la que vende, en este caso Repsol.

Esto se debe, según Calero, a que la empresa beneficiaria de la sesión asumirá la totalidad de obligaciones legales, contractuales, ambientales, laborales y tributarias.

Además, la firma privada interesada en la compra de activos debe pagar una tasa al Estado, precisó el Ministerio.

La autorización de la Cartera de Estado es fundamental, pues un traspaso sin permiso puede devenir en la caducidad del contrato petrolero, explicó el experto del sector.

Dentro del proceso, también es posible negociar una ampliación del contrato, si las partes así lo convienen.

New Stratus Energy dejó entrever un eventual interés de ampliar el plazo del vencimiento. “Queda un potencial de producción significativo en caso de que se extienda el plazo de los contratos”, apuntó.

José Francisco Arata, presidente y director ejecutivo de la compañía con sede en Canadá, comentó que “esta transacción es parte de la estrategia de la Corporación de consolidar su presencia en las cuencas geológicas subandinas, focalizando proyectos con potencial productivo y exploratorio existente”.

Además, señaló que los activos del oleoducto tienen el potencial de generar valor sustancial para sus accionistas.

Arata antes se había desempeñado como presidente de Pacific Rubiales, que se convirtió en la empresa petrolera más grande de Colombia, aunque el negocio perdió brillo con la caída del precio del petróleo y tuvo que venderse.

New Stratus Energy fue constituida en el 2005. Inicialmente fue inscrita como Alex Lee Syndicate Inc. el 12 de abril del 2005. Siete meses después cambió su nombre a Red Rock Energy Inc. y, luego, el 15 de agosto del 2017, pasó a denominarse New Stratus Energy Inc, según información de su página web.

En un informe que data del 31 de marzo del 2019 -disponible en el sitio web de la firma- se señala que es una empresa con negocios en desarrollo.

Repsol Ecuador informó, en un corto comunicado, que se trata de un acuerdo preliminar de venta con la canadiense aún sujeto a las autorizaciones locales y que esta operación se enmarca dentro de la gestión activa del portafolio que está llevando a cabo la firma.

En contexto

La empresa española Repsol, que opera en Ecuador desde inicios de la década de los 90, firmó el martes un acuerdo preliminar con New Stratus Energy, para transferir todos los activos de Repsol Ecuador. La empresa New Stratus tiene sede en Canadá.

Fuente: EL COMERCIO 

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar