Internacional

Millones de chinos regresan a sus trabajos bajo medidas extremas

Millones de personas en regresaban este lunes al trabajo en China, luego de unas vacaciones prolongadas que intentaban frenar la propagación del coronavirus, que ha causado más de 900 muertos en el país.

Las ciudades de la provincia de Hubei, epicentro de la epidemia, están confinadas y se cortaron las vías de transporte en el país para detener el movimiento de cientos de millones de personas que generalmente visitan a sus familiares durante las vacaciones del Año Nuevo Lunar.

Oficialmente esas vacaciones se prolongaron solo tres días, pero muchas ciudades y provincias las alargaron hasta el 10 de febrero. Estas medidas sin precedentes han convertido las ciudades en pueblos fantasmas.

Pero algunas señales indican este lunes que el país vuelve a un amago de normalidad.

En las carreteras de Pekín y Shanghái hay bastante más tráfico que en los últimos días, aunque muchas tiendas siguen cerradas. La ciudad de Guangzhou (sur) informó que el transporte público se reanudará a partir del lunes.

Quienes regresan al trabajo tienen miedo. «Por supuesto que estamos preocupados», afirma un joven de 25 años apellidado Li en un centro de belleza de Pekín, que reabrió el lunes.

«Cuando entran los clientes, primero les tomamos la temperatura, después usamos desinfectante y les pedimos que se laven las manos». explica.

Sin embargo, decenas de millones de personas de la provincia de Hubei no regresan al trabajo porque, al ser el foco del brote, siguen confinadas.

Y fuera de la provincia en cuarentena, muchas compañías limitan el personal.

El gobierno de Shanghái ha sugerido reducir las concentraciones de personas con horarios de trabajo escalonados, cortar los sistemas de aire acondicionado, evitar las comidas en grupo y respetar una distancia de al menos un metro entre los colegas de trabajo.

Los colegios y universidades de todo el país permanecieron cerrados y los que vuelven al trabajo se enfrentan además con dificultades de transporte.

La ciudad de Wuxi ha informado de que quien entre en ella procedente de provincias con un gran número de casos se le instará a dar media vuelta, mientras que la de Suzhou, cerca del centro financiero de Shanghai, suspendió el transporte de pasajeros a los distritos circundantes.

«Lo acabo de comprobar y tardaría 18 horas en ir a trabajar en bicicleta», escribió un trabajador en Weibo.

 

Fuente: dw.com

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar