Noticias

Mesa Técnica supervisará desalojo de sedimentos provenientes de la Central Hidroeléctrica Manduriacu

Del 08 al 18 de febrero de 2020, se realizarán las maniobras para el desalojo de sedimentos de la central hidroeléctrica Manduriacu, ubicada entre las provincias de Pichincha e Imbabura. En este proceso, se aplicará la metodología aprobada en la Mesa Técnica Interinstitucional (MTI), conformada por los ministerios de Energía y Recursos Naturales No Renovables y de Ambiente; la Secretaría del Agua; la Corporación Eléctrica del Ecuador (CELEC EP) y el Instituto Nacional de Biodiversidad (INABIO).

La central Manduriacu utiliza las aguas del río Guayllabamba para la generación de 65MW de potencia; las aguas que alimentan a la hidroeléctrica arrastran la sedimentación de los ríos San Pedro, Chiche y Machángara, mismos que atraviesan los cantones Mejía, Rumiñahui y Quito Distrito Metropolitano y se acumulan en su embalse. Por este motivo, CELEC EP realiza maniobras técnicas controladas para desalojar el material acumulado, preservar las especies del río y precautelar la vida útil de sus unidades de generación.

Conforme al cronograma establecido, el sábado 8 de febrero se realizará un proceso técnico – ambiental que permita retirar a los peces que habitan en el embalse y al pie de la presa de la Central. Este trabajo estará a cargo de un grupo de biólogos especializados en el tratamiento de este tipo de fauna.

El domingo 9 de febrero se realizará la primera apertura de las compuertas de la central, maniobra que permitirá el retiro de los sedimentos.

Es importante mencionar que para ejecutar los trabajos de desalojo de sedimentos de forma controlada, el 27 de diciembre de 2018, se creó la Mesa Técnica Interinstitucional, donde se estableció una metodología que contempla acciones de control y monitoreo antes, durante y después de las maniobras técnicas.

En ese sentido, el primer resultado de estas acciones coordinadas, corresponde al desalojo de sedimentos ejecutado en abril de 2019, donde se obtuvieron resultados favorables, pues se evitó la muerte de peces en los ríos Guayllabamba y Esmeraldas. Por otro lado, no se paralizó la planta de agua que distribuye líquido vital para el consumo de ciudadanos de Esmeraldas, Atacames, Rioverde y la parroquia Viche, en el cantón Quinindé, de la provincia de Esmeraldas. Los trabajos también estuvieron enfocados en cuidar las unidades de generación eléctrica, supervisar la óptima capacidad de embalse y preservar las instalaciones.

Respecto al proceso de desalojo de sedimentos correspondiente a 2020, se ha tomado en cuenta la metodología establecida y conforme a la experiencia positiva registrada el año pasado, técnicos de las entidades que integran la Mesa Técnica Interinstitucional, trabajaron en la planificación de las acciones a desempeñar.

Así, en enero de 2020, técnicos de CELEC EP socializaron con los gobiernos municipales de Cotacachi, Quito y Quinindé; las prefecturas de Imbabura y Esmeraldas; la Gobernación de Esmeraldas y las comunidades del área de influencia de la central Manduriacu, las acciones que se implementarán durante los 11 días que tarda la eliminación de sedimentos.

La producción energética de la central Manduriacu es importante para el país debido a su situación geográfica. Se encuentra en la cuenca del Pacífico, por lo que su generación es complementaria a la de las centrales ubicadas en la vertiente amazónica. Es decir, cuando las centrales Coca Codo Sinclair, San Francisco, Pucará, Agoyán, Mazar, Molino, Sopladora y Delsitanisagua entran en período de estiaje, Manduriacu funciona en su máxima capacidad.

Durante 2019, Manduriacu superó los índices de confiabilidad y disponibilidad energética, cumpliendo con los requerimientos del Operador Nacional de Electricidad – CENACE. En este mismo año, los ingresos por la venta de energía a las distribuidoras fueron de USD 6,8 millones.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar