Maxar suministrará 14 plataformas para satélites de seguimiento de misiles

Maxar Technologies, una compañía de soluciones espaciales integrales e inteligencia geoespacial con sede en Colorado, EEUU, suministrará 14 plataformas satelitales a la Agencia de Desarrollo Espacial (SDA, por sus siglas en inglés), dependiente del Pentágono, para contribuir con su infraestructura en órbita y colaborar en el desarrollo de tecnología de armas antisatélite en el país norteamericano, anunció la empresa el pasado martes 9 de agosto.

Maxar fue seleccionada tanto para la creación de las plataformas satelitales como para la provisión de servicios asociados por la compañía L3Harris Technologies, una de las dos empresas contratadas por la SDA para construir 28 satélites de seguimiento de misiles para constelación de órbita terrestre baja, conocida como Tracking Layer Tranche 1.

Según el anuncio, estos satélites de órbita terrestre baja podrán proporcionar “indicaciones globales limitadas, advertencias y seguimiento de amenazas de misiles convencionales y avanzados, incluidos los sistemas de misiles hipersónicos”. Asimismo, se afirma que Maxar puede proveer “una base sólida para la integración de varias cargas útiles de misión, incluyendo terminales ópticos para redes de malla espacial, comunicaciones de banda Ka y sensores infrarrojos”.

La compañía fabricará las plataformas en Palo Alto y San José, en California, proyectando su entrega en 2024, mientras que el inicio de los lanzamientos se encuentra programado para abril de 2025.
El desarrollo de armas hipersónicas es un objetivo primordial tanto para Ejército estadounidense como para otros actores internacionales. El programa de defensa contra misiles hipersónicos de EEUU redujo el alcance de su avance hipersónico a dos prototipos, los fabricados por Northrop Grumman y Raytheon Missiles.

Un informe de SpaceNews señala, citando a un funcionario anónimo del Departamento de Defensa, que los 28 satélites de detección de misiles, cuya fabricación se estima en 2.500 millones de dólares, formarán parte de una red global de ojos en el cielo que el Pentágono piensa utilizar para detectar y rastrear los misiles balísticos e hipersónicos de última generación que desarrollan países como Rusia y China. RT

ra

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba