Más evidencia muestra que el ejercicio físico tiene efectos analgésicos en los pacientes con cáncer

Mantenerse activo podría ayudar a aliviar el dolor continuo del cáncer. Esa es la conclusión clave de un estudio de más de 10,600 personas con antecedentes de cáncer y más de 51,000 sin la enfermedad.

Un equipo dirigido por Erika Rees-Punia, de la Sociedad Americana contra el Cáncer, y Christopher Swain, de la Universidad de Melbourne, en Australia, preguntó a los participantes sobre su actividad física habitual y sus niveles de dolor. Entre ambos grupos de participantes, una mayor actividad física se vinculó con un dolor menos intenso.

El alcance del vínculo entre la actividad física y el dolor fue similar entre ambos grupos, lo que, según los investigadores, indica que el ejercicio puede reducir el dolor relacionado con el cáncer de la misma manera que lo hace con otros tipos de dolor.

Un estudio de personas con y sin diagnóstico de cáncer relacionó la actividad física con la reducción del dolor (Imagen ilustrativa Infobae)Un estudio de personas con y sin diagnóstico de cáncer relacionó la actividad física con la reducción del dolor (Imagen ilustrativa Infobae)

Las directrices de EEUU recomiendan entre 2,5 y 5 horas a la semana de actividad aeróbica de intensidad moderada, o entre 1,25 y 2,5 horas de actividad vigorosa.

Entre los participantes que habían tenido cáncer, los que superaban las directrices tenían un 16 por ciento menos de probabilidades de reportar un dolor de moderado a intenso, en comparación con los que no cumplían con las directrices, encontró el estudio.

Los investigadores también encontraron que los participantes que eran constantemente activos o que se volvieron activos en la edad adulta mayor reportaron menos dolor que las personas que permanecieron inactivas.

"La realización de actividad física puede proporcionar un beneficio analgésico, aunque este efecto está más establecido para el dolor no relacionado con el cáncer que para el dolor oncológico", señaló el estudio (Europa Press)
“La realización de actividad física puede proporcionar un beneficio analgésico, aunque este efecto está más establecido para el dolor no relacionado con el cáncer que para el dolor oncológico”, señaló el estudio (Europa Press)

Los hallazgos se publicaron en la edición del 12 de febrero de la revista Cancer.

Puede parecer contradictorio para algunos, pero la actividad física es una opción efectiva y no farmacológica para reducir muchos tipos de dolor”, comentó Rees-Punia en un comunicado de prensa de la revista.

“Como sugiere nuestro estudio, esto podría incluir el dolor asociado con el cáncer y su tratamiento”.

Más información: La Sociedad Americana Contra El Cáncer (American Cancer Society) ofrece más información sobre cómo lidiar con el dolor causado por el cáncer.

FUENTE: WILEY, comunicado de prensa, 12 de febrero de 2024

Compartir esta noticia

Facebook
Twitter
Scroll al inicio