Marco Naranjo, vicepresidente del Biess: ‘Necesitamos otro estudio de un tercero confiable’

El flamante vicepresidente del Banco del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (Biess), Marco Naranjo, anuncia que el Ministerio de Economía y el Biess trabajan en un reperfilamiento de la deuda interna en bonos del Estado, que ascienden a más de $ 8.000 millones, a fin de ajustar plazos y tasas. Asegura que no se dejarán de pagar las pensiones a los afiliados y considera que debe haber un nuevo estudio, desde la academia, para que establezca la verdadera situación del IESS. El funcionario considera que declaraciones sobre la compleja situación de fondos de pensiones y salud, que se han conocido últimamente, son irresponsables y han generado un riesgo reputacional.

¿Cuáles son los principales desafíos del Biess en esta nueva etapa?

¿Se trabajará en la mora, sobre todo de hipotecarios, que no es sana?

Para nada es sana. De acuerdo a la información que tengo, la mora está en cerca del 13 % de la cartera. Tenemos una cartera de $ 6.910 millones, de los cuales $ 909 millones están en mora, generada especialmente por la pérdida de empleo. Ahora buscamos a través de la coactiva generar un proceso de amplia recuperación. Al ver el inminente embargo de bienes, los deudores se acercan a arreglar y hemos propuesto procesos de reestructuración. Se está logrando un proceso paulatino de reducción de la mora. No tenemos ese problema en el tema de quirografarios, porque tienen garantía del fondo de cesantía.

¿Cuál es la situación de las inversiones no privativas: bonos e inversiones en bolsa?

La mayor parte de las inversiones no privativas, que ascienden a $ 9.353 millones, se encuentra en la compra de bonos del Estado y Cetes ($ 8.510 millones). Estas inversiones son seguras y tienen una rentabilidad de 7,43 %. En cambio, hemos tenido rentabilidad negativa en las inversiones en bolsa, especialmente con empresas cuyas acciones han caído, por ejemplo, en empresas de medicina, de comercio de alimentos, entre otras. Hay empresas como Delcorp y Ecuagan con buenas calificaciones con las que hemos tenido problemas. Hemos tenido rentabilidad interesante con obligaciones y papel comercial.

¿Cuáles son los planes sobre los bonos del Estado?

Desde esta representación se ha pedido un reperfilamiento de los bonos con el Estado para que se ajusten en plazos de los fondos que manejamos. El Ministerio de Economía lo ha visto con buenos ojos y esperamos que haya un acuerdo en estos meses. Requerimos una reingeniería completa. Que los plazos vayan calzando según los fondos que manejamos.

¿La propuesta sería ampliar el plazo y que se incremente la tasa para mayor rentabilidad?

Exactamente. La tasa actual no es mala, es superior a la tasa técnica actuarial (6,75 %).

¿Cuánto va a tener que desinvertir este año el Biess para poder cubrir los gastos en pensiones, sobre todo por falta del 40 % desde el Estado?

Es importante aclarar que el ahorro previsional es para eso: cuando hay problemas en la cobertura de los distintos seguros se puede tomar ese dinero. De lo que he sabido, hasta aquí no ha habido la necesidad de desinvertir, pero el banco está listo y preparado para ello si es necesario. Sí quiero dejar en claro un mensaje: IESS no dejará de pagar las pensiones jubilares. Existen voces respetables que hablan de una quiebra de la Seguridad Social, y eso genera incertidumbre. Es terrible que, luego de haber trabajado toda la vida, alguna voz no autorizada diga que la seguridad está quebrada y no le va a poder pagar la pensión. Eso es una irresponsabilidad porque genera incluso un riesgo reputacional. No son confiables esas versiones y estoy insistiendo en que necesitamos otro estudio de un tercero confiable.

¿Quién sería para usted el tercero confiable?

Lo que me dice la Cámara de Comercio o lo que me dice algún exfuncionario del FMI o del BM que se ha dedicado a determinados asuntos como políticas de estabilización o temas bancarios, y de repente habla de Seguridad Social, puede tomarse como percepciones. Ese tipo de estudios no toman en cuenta el ahorro provisional. Yo, como Marco Naranjo, ¿a quién le creería? Yo creo que el tercero confiable es la academia. Si me dice la academia “esto pasa”, yo le creo.

El primero que dijo que las pensiones solo se podrán pagar hasta agosto de este año fue el exgerente del Biess, Vinicio Troncoso; quien dijo que el fondo de Salud está en quiebra fue César Rodríguez, representante del IESS; y el informe oficial que se hizo con aval del Banco Mundial también tuvo la participación del actual presidente del IESS, Jorge Madera. ¿Le parece que estas son voces no autorizadas y que el IESS sí goza de buena salud?

De manera alguna he dicho que la Seguridad Social tiene salud rutilante, es un sistema con problemas estructurales y que, sin embargo, para entender su situación completa se necesita de un estudio completo. Son muy respetables y considerables los anuncios y planteamientos de los distintos sectores. Sin embargo, para entender el problema: el IESS tiene unos $ 10.000 millones de cuentas por cobrar, tanto al Estado como unos $ 1.300 millones de mora patronal. Lo que necesitaría la Seguridad Social es un proceso de cobranza eficiente.

¿Para cuándo saldría entonces el informe de la Academia?

Es lo que yo estoy proponiendo; no hay una fecha. Mi propuesta es en el marco de convenios firmados con la Politécnica y la Universidad Católica. El convenio consiste en generar una maestría en Ciencias Actuariales y Seguridad Social. Así habrá una generación de expertos en el tema.

El anterior gerente del Biess, Diego Burneo, habló de la posibilidad de generar préstamos de liquidez para el Biess. ¿Sigue en pie esa propuesta?

Cualquier operación de titularización y obtención de recursos del extranjero debe tener todos los candados de seguridad del caso. Nosotros no vamos a jugar con el ahorro previsional. En la eventualidad de que el banco tuviera falta de liquidez, se lo haría, pero ahora ni siquiera ha sido elaborado el manual correspondiente. De momento, aquello no tiene viabilidad.

Redacción

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba