Malestar en habitantes de zonas rurales de Tungurahua por lejanía de varios puntos de vacunación

Habitantes de zonas rurales en Tungurahua lamentan que los puntos de vacunación contra el COVID-19 estén alejados de sus comunidades.

La mañana de este miércoles 2, Delia Guamán, de 79 años, tomó un taxi para trasladarse desde el caserío La Quigo, en la parroquia Augusto Nicolás Martínez, hacia la unidad educativa Atahualpa y acceder a la dosis.

Exequiel López acompañó a su abuela Obdulia Navarrete, de 79 años, desde la parroquia Ambatillo a ese punto para que reciba la dosis. También se quejó por la lejanía del punto de vacunación.

Carlos Rivadeneira, de 79 años, indicó que sería importante una mayor agilidad en el proceso de vacunación, con el fin de evitar aglomeraciones, sobre todo en las mañanas.

Julio Mayorga, vicepresidente de la junta parroquial de Atahualpa, confesó que al punto de vacunación del sector también llegan personas desde las parroquias Constantino Fernández, Ambatillo y Martínez.

En este sitio se vacunó a unas 150 personas este miércoles.

Fernando Gavilanes, gobernador de Tungurahua, informó que el proceso de inoculación se desarrolla en forma ordenada en la mayoría de puntos que recorrió.

Añadió que se va a realizar un recorrido por los recintos de la zona rural, con el fin de constatar el avance del proceso. (I)

 
 
Redacción
Redacción

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba