Luis Gallegos: Consecuencias de las plagas

El libro de analista Brian Michael Jenkins, “Las Plagas y sus consecuencias”, sostiene que aún es imposible saber las dimensiones de los efectos de la pandemia del COVID19, debido a que aún la estamos viviendo y que continuará durante algún tiempo.

Tomará años conocer las amplias repercusiones en la sociedad mundial, que aparte del contagio de cientos de millones, ha provocado la muerte de 6 millones de personas. Las epidemias no han sido sólo las asesinas más grandes de la historia, sino que la han influenciado decisivamente.

Las consecuencias secundarias incluyen la disrupción social y económica por las muertes y el contagio, que trajo pánico e histeria pública. La desinformación desbocada o la falta de políticas de comunicación destaparon reacciones violentas, manifestaciones populares incontenibles y minaron la capacidad de la gobernanza legítima en muchos países. La democracia retrocedió 15 años. El sentimiento de desesperación e impotencia cundieron, provocando el incremento de la violencia y la inseguridad. Todo ello ocurrió antes en la historia y lo estamos viviendo nuevamente.

Prueba de que aún no ha terminado esta plaga, son las medidas que la China ha adoptado esta semana por un resurgimiento drástico del virus y el anuncio del Dr. Anthony Fauci, asesor principal de la Casa Blanca, sobre la necesidad imperiosa de vacunarse nuevamente para enfrentar la “triple epidemia” del COVID, la influenza y el virus respiratorio sincitial (VRS). Dijo que diariamente mueren 300 estadounidenses.

No cabe pensar desaprensivamente que hemos superado la pandemia, si un gran número de seres humanos aún no están vacunados. Esa falta de solidaridad global demuestra nuestra incapacidad global para enfrentar los retos como este.

Cada plaga ha sido distinta, pero el común denominador es que sus consecuencias nos acompañarán decenas o centenas de años. Con toda seguridad, nuevamente la humanidad se enfrentará en el futuro a otra pandemia, ojalá hayamos aprendido algo de esta traumática experiencia.

Fuente: El Comercio

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba