Sociedad

Los Reyes Magos recorren España con regalos y gestos solidarios en cabalgatas

Madrid.- Los Reyes Magos han recorrido hoy España cargados de regalos y gestos solidarios en decenas de cabalgatas, con medidas de seguridad reforzadas y lluvia o nieve en casi todo el país, al tiempo que muchos han degustado el «roscón de reyes», un dulce tan tradicional como efímero.

En medio de fuertes lluvias y frío, las principales ciudades de España celebraron sus desfiles y recibieron a los tres sabios, Melchor, Gaspar y Baltasar, que llegaron por tierra, mar y aire, aunque en algunas de ellas la meteorología obligó a adelantar o suspender su organización.

Para evitar posibles atentados ante la concentración de gente, las medidas de seguridad fueron extremas, especialmente en Madrid y Barcelona (noreste), donde hubo restricción a la circulación de vehículos y fueron colocados maceteros y bolardos como prevención.

El cortejo en la capital española, uno de los mayores del país, ha estado integrado por unas 2.000 personas y 30 grupos -entre ellas 14 carrozas-, con un homenaje a las grandes figuras de la ciencia como leitmotiv.

Personajes ilustres como Leonardo Da Vinci, Marie Curie o Albert Einstein desfilaron por el centro de Madrid, junto a los Reyes Magos, en una noche dedicada este año a inventos como el reloj, la imprenta, la locomotora o la televisión, entre otros artilugios sorprendentes surgidos de la imaginación.

Participaron nueve compañías de artes escénicas, marionetas gigantes, artefactos voladores, hinchables iluminados y un equipo con más de 100 actores, músicos, bailarines y acróbatas.

Una gran estrella de la Navidad, que guio a los Reyes en su viaje desde Oriente, abrió la cabalgata y encabezó la comitiva de la «Constelación de los Deseos», compuesta por 6.000 estrellas de papel con las peticiones de miles de madrileños que la visitaron en la sede del Ayuntamiento.

Entre las novedades de 2018 destacó la carroza del Teatro Real, que celebra su bicentenario. Elaborada por los profesionales del teatro, con cerca de 9.000 luces y elementos de atrezzo usados en sus dos siglos de historia, se dedicó a la ópera y contó con 30 personajes que desfilaron al son de arias populares.

Además de esta cabalgata, recorriendo el centro de la capital española, en uno de sus barrios más populares, Puente de Vallecas (sur), se celebró la más polémica, al incorporarse una carroza encabezada por una «drag queen» y dos artistas de cabaret.

A iniciativa de la asociación LGTBIQ «Orgullo Vallekano» y respaldada por el Ayuntamiento madrileño, a favor de la diversidad de género y sexual, no fue bien recibida por las formaciones políticas más tradicionales y asociaciones de familia, que lo vieron una forma de «desnaturalizar» la Navidad y «confundir» a la infancia.

En otras ciudades de España, como en Sevilla (suroeste), los protagonistas fueron unos mágicos elfos, que durante dos años han trabajado para que ningún niño, por mala que sea su situación social, se quedase sin juguetes el día en que la tradición católica celebra que esos tres sabios llegaron a Belén con oro, incienso y mirra para honrar al recién nacido niño Jesús.

Esta iniciativa, surgida en Galicia (noroeste) hace cinco años, utiliza el trabajo solidario de esos seres mágicos que logran las cartas que los niños escriben a los Reyes Magos, y las hacen llegar a sus colaboradores, a condición de que cada elfo elija un solo regalo de la carta, con un precio máximo de 30 euros, que será para un niño desfavorecido.

El barco fue el medio elegido para desembarcar en Barcelona, Valencia, San Sebastián, Ferrol (Galicia) o Las Palmas de Gran Canaria, mientras que prefirieron el helicóptero para aterrizar en Logroño y en Ceuta, el tren para llegar a Vitoria y la avioneta para repartir los regalos en Ávila.

En la de Barcelona, tras descender de la embarcación, los Reyes de Oriente recorrieron las calles en coches antiguos con la alcaldesa, Ada Colau, como invitada.

En otras localidades como Zamora (noroeste), su Ayuntamiento suspendió el desfile debido a la lluvia y las inclemencias meteorológicas, y el festejo se trasladó a su salón de plenos.

El otro gran protagonista de esta jornada, con la que España cierra el periodo de festejos navideños, es el «roscón de reyes», un dulce que solo se consume en los días previos y el 6 de enero.

Se trata de una rosca elaborada con masa dulce, azúcar, masa madre, agua de azahar, ron, fruta escarchada o confitada de colores, de los que en los últimos días se han vendido más de 30 millones de unidades en todo el país, que pueden ir o no rellenos de nata, chocolate u otras cremas, y que ocultan un pequeño regalo sorpresa.

Para aumentar las ventas, este año algunos obradores han incluido sorpresas como un minúsculo lingote de oro y otros, como una confitería de León (noroeste), un premio consistente en un vale de 9.000 euros, para los que han recibido peticiones por internet desde una tienda gastronómica de Berlín. EFE

ra

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar