Los instaló en una final de Champions: la mujer detrás del proyecto de los Blues

17 años después de romper el mercado de pases con el Chelsea, el ruso Roman Abramovich volvió a tomar la iniciativa para el armado de un súper equipo que promete devolver a los Blues a las primeras planas. Ahora, sueñan con levantar la Champions League: se enfrentarán a Manchester City en la final, en el Estadio do Dragão, este sábado. La institución gastó un total de 247 millones de euros. Y un dato no menor: lo hizo en medio de la crisis del coronavirus. Pero no es el magnate ruso quien está detrás de las negociaciones sino su mano derecha, Marina Granovskaia.

Llegaron Hakim Ziyech (del Ajax, por 40 millones), Ben Chilwell (del Leicester City, por 50), Timo Werner (del RB Leipzig, por 53) y Kai Havertz (del Bayer Leverkusen, por 80), además de los libres Thiago Silva (PSG) y Malang Sarr (Niza) y el arquero francés Edouard Mendy (Rennes, 24).

El proyecto del Chelsea no es improvisado, pero tuvo luz verde con la clasificación del equipo a la Champions League, una plaza que asegura ingresos por 100 millones entre TV y sponsors. La traba: el Fair Play Financiero; la solución: contratos a largo plazo y pagos en cuotas. Además, las arcas del club tenían ahorros de la venta de Eden Hazard en 115 millones de euros (más 40 variables), concretada durante el período de prohibición a incorporar jugadores que le había impuesto la FIFA al club por infringir la normativa sobre traspasos internacionales de menores de 18 años. Ese fue el éxito más resonante de Marina Granovskaia, pero también hay que sumar las salidas de Óscar, Ramires, David Luiz y Álvaro Morata, que dejaron cerca de 220 millones de euros.

Quién es Marina Granosvkaia, la mano derecha de Abramovich

Granovskaia comenzó a trabajar en Sibneft, el gigante petrolero que catapultó a Abramovich, en 1997. Tenía apenas 22 años. En 2003, cuando el magnate ruso compró al Chelsea, le ofreció el cargo de asesora en Londres. Desde entonces, comenzó a escalar posiciones y a tener poder de decisión en el club, hasta que en 2014 se transformó en la Directora General.

Según The Sun, su palabra fue importante para retener a Didier Drogba en 2009 o para buscar a José Mourinho en 2013, seis años después de su salida con cruces con los directivos. En 2018 fue elegida por la revista Forbes como la quinta mujer más poderosa del deporte. En 2019 negoció con Real Madrid la venta de Eden Hazard y se ganó los elogios de los hinchas: ¡130 millones por un jugador con solo un año de contrato por delante!

La sanción de FIFA, una oportunidad para Chelsea

Chelsea aprovechó la sanción de la FIFA por irregularidades en incorporaciones de menores de edad para dar la oportunidad a las joyitas de las Inferiores, en especial de la Youth League, la Champions League sub 19. En sus siete ediciones, los Blues fueron campeones en 2015 y 2016 y finalistas en 2018 y 2019.

En 2016, Guus Hiddink les abrió las puertas a Tammy Abraham y Fikayo Tomori. Luego, Antonio Conte hizo debutar a Callum Hudson-Odoi, Nathaniel Chalobah, Charly Musonda, Ola Aina y Jérémie Boga. Y Frank Lampard apostó definitivamente por la cantera con Mason Mount, Reece James y Billy Gilmour, quien llegó del Rangers con 15 años.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba