Los hoteles lidian contra una baja ocupación

Con una ocupación hotelera, que por estas semanas de fuertes restricciones tiende a bajar a menos de un 30%, los hoteles de Guayaquil se obligan a reinventar su oferta para no frenar su servicio de estadía. El confinamiento obligatorio de los fines de semana los han convertido en un gancho para atraer clientes que, pese a la restricción, buscan días de relax y entretenimiento.

“Que lo que te queden sean recuerdos de una maravillosa experiencia”, reza el eslogan del Hilton Colon, uno de los hoteles más lujosos de la ciudad que por estos días promociona paquetes de fines de semana para dos personas. Con precios que van desde los $ 128 por noche permite que sus clientes ingresen cada viernes (previo a la hora del toque de queda) y que salgan el lunes, día en que finaliza la restricción aplicada por las autoridades para mermar los contagios por coronavirus. Es un servicio que incluye el uso de áreas de entretenimiento y un menú de alimentos adaptado para la situación.

La estrategia se repite en la mayoría de hoteles de la ciudad, pero va acoplándose a cada necesidad y capacidad de cada bolsillo. En el Radisson de Guayaquil, en cambio, se apuesta a dar estadía para una familia (padres y dos hijos). Por un valor de $ 150 las 3 noches se accede a un servicio que incluye desayuno bufé y uso de instalaciones.

Para Pedro Iván Serrano, gerente del Sheraton, donde se aplica la promoción 3×2 (pasa las tres noches, pero paga dos), lo que se ve en el mercado es un reflejo de la necesidad que enfrenta el sector; no obstante, dice, esto durará hasta que rija el Estado de Excepción (20 de mayo); por lo tanto es una ayuda temporal que no representa una salida real a los graves problemas de iliquidez que tiene esta industria.

Serrano recuerda que no es solo la falta de turistas lo que reprime los ingresos de los hoteles, sino la falta de eventos que, en su caso, eran clave en la facturación. “Los eventos han dejado de hacerse en un 95%. Si antes nos ingresaban $ 200.000 al mes en eventos, ahora a lo mucho $ 10.000, que es nada frente a las deudas y carga laboral que tenemos”, dice. Por ello el plan en su caso es reforzar las ventas de Delivery. Con Sheraton to Go envían a domicilio los desayunos, almuerzos y cenas que salen de su restaurante. La estrategia, que también es de otros hoteles, toma fuerza previo a la celebración del Día de las Madres. Ciertos locales ofrecen menús hasta para 16 personas y con envíos gratis.

Pero no es lo único. Hoteles como el Oro Verde tratan de ir más allá y armar paquetes dirigidos a nichos específicos. “Pijama Party”, por ejemplo, permite que por $ 170 hasta cuatro amigas puedan pasar una noche de diversión en este hotel. El servicio incluye 2 habitaciones Deluxe conectadas, desayuno bufé, piqueos y bebidas.

Según la Federación Nacional de Hoteleros de Ecuador, de marzo de 2020 hasta marzo de este año, el sector ha dejado de vender $ 600 millones, como consecuencia de la crisis sanitaria.

 

Fuente: expreso.ec

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba