Los gestores están convencidos de que la inflación va a remitir de aquí a 12 meses

La última encuesta a gestores realizada por Bank of America ha recogido la opinión de 284 inversores entre los días 5 y 11 de agosto. Entre todos los participantes que gestionan 836.000 millones de dólares.

 

Los resultados del último sondeo de Bofa muestran cómo los inversores tienen claro que la inflación va a remitir en los próximos meses desde los niveles actuales. El 88% de los encuestados así lo cree, y es la mayor expectativa de que habrá una caída de la inflación en 1 año desde 2008.

Esta dosis de optimismo que muestran los gestores para la inflación, sin embargo, no debe empañar el mensaje de fondo que deja la encuesta: la recesión parece inevitable en los próximos 12 meses, con un 58% neto de los encuestados esperando que se produzca en este periodo, el mayor porcentaje desde la crisis del Covid de 2020.

La expectativa de una recesión en próximos meses encaja con una caída de la inflación, y confirma el daño que ha causado en la actividad y el crecimiento económico la espiral inflacionista de los últimos meses.

Los gestores encuestados también tienen claro que a 12 meses la economía va a crecer a un ritmo menos fuerte de lo que lo hace en la actualidad, y también esperan que los beneficios empresariales sufran una contracción en este periodo.

En cuanto a los mayores peligros que acechan a los mercados, los gestores mantienen la misma opinión del mes pasado: que la inflación se mantenga elevada, en primer lugar; que se produzca una recesión mundial, en segundo, y en tercero, el endurecimiento de la política monetaria por parte de los bancos centrales.

Los focos de la crisis: China tiene todas las papeletas

Los gestores tienen claro que el panorama no es nada alentador para los próximos meses, y parece inevitable que, para reducir el crecimiento de la inflación haya que asumir una recesión económica. A partir de ahí, el catálogo de problemas que pueden surgir es amplio, y una cosa es que se produzca una contracción del PIB no excesivamente traumática ni prolongada, y otra que haya un evento de crédito como en las grandes crisis del pasado.

En este sentido, los gestores destacan dónde se están acumulando los mayores riesgos, y hay un nombre propio que destaca especialmente sobre los demás: China. Ante la pregunta: “¿Cuál es la fuente más probable de un posible evento de crédito sistémico?”, la opción más repetida ha sido China, con un 37% de respuestas.

En segundo lugar, aparece Italia y su deuda soberana, con un 13% de respuestas, y en tercero, los préstamos apalancados en Estados Unidos, con un 12% de respuestas. Por debajo, con menor probabilidad de generar un evento sistémico de crédito, aparece la deuda de otros mercados emergentes (no chinos), la banca en la sombra y las criptomonedas, en ese orden.

Los escenarios más probables si se destaca la crisis energética

El riesgo de que se produzca una crisis de energía en algunas de las mayores economías del planeta es elevado, y desde Bofa han querido conocer los distintos escenarios que manejan los gestores. ¿Qué puede ocurrir si se desata una grave crisis de energía en los países del G7?

Si así fuera, los gestores creen que este grupo de países optará por imponer precios máximos a la energía. Así lo espera el 34% de los encuestados, y es la opción más repetida. Con un 29% de respuestas, los gestores creen que la crisis de energía desembocará en una crisis de deuda soberana en la zona euro.

¿Cómo se preparan en este contexto?

Como es lógico, el posicionamiento de las carteras de los gestores encuestados es coherente con el escenario macro que esperan, y también es consecuente con los peligros que otean en el horizonte.

Con la incertidumbre que existe en este momento, y la posibilidad de que se produzca una recesión mundial, los gestores siguen manteniendo una posición elevada en liquidez, muy por encima de la media histórica, con un 48% neto de los encuestados soberaponderando la liquidez (el porcentaje de los gestores que dicen sobreponderar, menos el de aquellos que admiten estar infraponderados).

En el resto de clases de activos la fotografía es similar a las de meses pasados: infraponderan la renta variable, aunque han aumentado ligeramente la posición respecto al mes de julio, y también infraponderan la renta fija, en general. Donde sí mantienen una posición más fuerte de lo que ha sido habitual históricamente es en inmobiliario, con un 8% neto de los encuestados sobreponderando este tipo de activos en este momento.

En cuanto a las materias primas, los gestores también mantienen la sobreponderación en el inicio de agosto, pero ojo: la posición que tienen en estos activos es la más baja desde noviembre de 2020, y van, poco a poco, reduciendo su exposición a recursos básicos.

Por países, en este momento los encuestados se inclinan más por Estados Unidos, país en el que están sobreponderados, que otras regiones como Japón o la zona euro, áreas en las que reconocen estar infraponderados.

Fuente: Revista El Economista

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba