Los alimentos que no debes consumir si tienes el hígado graso

Mantener una alimentación adecuada es una de las claves para tener un buen estado de salud y más con órganos que pueden estar en problemas de manera silenciosa.

El hígado es uno de los órganos importantes del cuerpo humano cuya función es regular los niveles químicos en la sangre además de la elaboración de bilis que permite descomponer las grasas. Si bien hay varias enfermedades que puede afectar a este, una de las afecciones más comunes que se presentan es el hígado graso no alcohólico.

Justamente esta enfermedad consiste en el exceso de grasa almacenada en las células hepáticas, que si bien el hígado contiene algo de esta, cuando supera el 6% ya es un indicador anormal. Una de las primeras manifestaciones que puede tener es la fatiga o el dolor en la parte superior del abdomen.

En caso de no tratarse puede conllevar a una fibrosis hepática y derivar otros problemas.

Como se mencionó al principio, la alimentación es clave para prevenir esta patología. El Instituto Nacional de Diabetes y Enfermedades Digestivas y Renales de Estados Unidos indicó que a una persona que tenga la enfermedad se le podría recomendar un adelgazamiento si es que tiene sobrepeso o es obesa o sugerir cambios en su dieta.

Dentro de los cambios estarán limitar la ingesta de grasas, reemplazar las grasas saturadas y trans, comer alimentos con índice glucémico bajo como frutas, verduras y cereales integrales; evitar alimentos con grandes cantidades de azúcares.

De igual manera, si bien esta enfermedad no está provocada principalmente por alcohol, se debe minimizar el consumo.

La Fundación Mexicana para la Salud Hepática especificó que hay varios alimentos que pueden afectar al hígado si se consumen habitualmente como son:

  • Azúcar
  • Comida chatarra
  • Bebidas energéticas
  • Alcohol
  • Embutidos.

 

Fuente: El Universo

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba