López Obrador ante reto de solucionar y capitalizar las caravanas migrantes

México.- El mandatario electo de México, Andrés Manuel López Obrador, se encuentra ante el reto de dar solución a las caravanas que atraviesan el país para llegar a Estados Unidos, un fenómeno que continuará en las próximas semanas y que podría capitalizar políticamente, señalaron hoy analistas a Efe.

“Indudablemente, el gobierno entrante tiene un gran reto. Pero el equipo de transición sabe que tiene que respetar los derechos humanos; es una de las banderas del próximo gobierno”, dijo hoy a Efe el presidente de la Asociación de Profesores e Investigadores de la Universidad Iberoamericana, José Martín Íñiguez.

Miles de migrantes centroamericanos, en su mayoría hondureños y salvadoreños, recorren estos días México para llegar hasta Estados Unidos, en un éxodo sin precedentes en la región que coincide con las últimas semanas de Enrique Peña Nieto en la Presidencia hasta que asuma el cargo el izquierdista López Obrador el 1 de diciembre.

Según dijo a Efe Ulises Flores, profesor de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso), este movimiento “va para largo” y puede convertirse en una “patata caliente” para el futuro gobierno, que ha establecido la máxima de “La mejor política exterior es la interior”.

Si bien en ello coincidió Leticia Calderón Chelius, doctora en Ciencias Sociales, recordó que López Obrador es “muy hábil en términos políticos”, por lo que podría aprovechar el movimiento para hacerse “más visible” en el escenario internacional.

De esta manera, el líder del Movimiento Regeneración Nacional (Morena) “va a poder capitalizar (el fenómeno) de manera distinta con un discurso que se separa de esta visión de seguridad nacional y de guerra contra el enemigo”, remarcó.

Aunque faltan todavía semanas para conocer cuáles serán las medidas que tomará el líder izquierdista, su discurso en apoyo a la migración, y especialmente a Centroamérica, son patentes desde la campaña electoral.

“Lo que queremos es encontrar una salida estructural, resolver de fondo el fenómeno migratorio. Si hay crecimiento económico y empleo en México y en los países de Centroamérica no vamos a tener problemas o no se va a dar el fenómeno migratorio”, aseguró el pasado 23 de octubre en una cumbre de negocios.

En otras ocasiones ha hablado incluso de lograr acuerdos comerciales integrales con América del Norte junto con países centroamericanos para detonar el desarrollo.

“Si México tiene la posibilidad de hacer algunas inversiones tanto en ayuda como con grupos empresariales en Centroamérica, y con eso generar empleo, se tendrá una forma menos violenta de detener la migración”, dijo a Efe Eduardo González, experto en migración del Tecnológico de Monterrey en Guadalajara.

En el plano ejecutivo, el gobierno entrante anunció la creación, dentro de la Secretaría de Gobernación, de una Subsecretaría de Derechos Humanos, Población y Migración.

También la designación de Tonatiuh Guillén López como titular del Instituto Nacional de Migración y a Andrés Ramírez Silva en la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados.

“No tienen un perfil policiaco, sino más del activismo social y de la academia. Y esto es una buena señal”, indicó a Efe el coordinador del Centro de Estudios Políticos de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Khemvirg Puente.

Los analistas consultados son críticos con el todavía mandatario, Enrique Peña Nieto, quien en las últimas semanas mostró un doble discurso.

Prometía mano dura contra la migración -en un mensaje que parecía buscar contentar al jefe de la Casa Blanca, Donald Trump- y a la vez decía apoyar la migración y les ayudaba, con víveres y agua, durante su larga travesía de más de 2.000 kilómetros.

Finalmente, presentó el programa “Estás en tu casa”, que busca facilitar la condición de refugio, dar empleo temporal y atención médica a los migrantes que permanezcan en los estados sureños de Chiapas y Oaxaca.

Para Calderón, el posicionamiento del mandatario es “esquizofrénico”, en tanto que para González, el programa se queda “corto” porque no entiende que el migrante, más que quedarse en México, busca condiciones de seguridad para llegar a Estados Unidos.

“En 2014 el mismo presidente inició el programa Frontera Sur, y ha criminalizado a todos los migrantes. Y la gente ha sido revictimizada. Ahora queremos extender la mano pero de forma tardía”, lamentó Íñiguez.

Resta por ver de qué manera esta política de apoyo a la migración y los centroamericanos impacta en la futura relación entre López Obrador y Trump.

“Va a ayudar a refrescar la relación que haya un nuevo presidente en México, aunque tenga políticas migratorias en las que pudiera no coincidir el gobierno norteamericano (estadounidense)”, opinó Puente.

Buena parte del diálogo dependerá también, coincidieron los analistas, de los resultados que obtenga Trump en las elecciones legislativas que se celebran este 6 de noviembre.

Fuente: EFE

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba