Liverpool se quedó con el clásico ante Everton y se afirma en la pelea

A paso firme, Liverpool no se quiere bajar de la lucha por el liderazgo de la Premier League y lo demostró en Goodison Park. Allí goleó por 4-1 a Everton por la 14° fecha, consiguió su tercer triunfo consecutivo y se mantiene en la pelea con Chelsea y Manchester City.

Aquella derrota con West Ham parece ser parte del pasado y motivo del despegue. Los Reds demostraron toda su jerarquía para quedarse con tres puntos más que importantes en el clásico frente a un equipo que no se la hizo nada fácil.

Sin embargo, pese a ello, la visita avisó de entrada con una aparición de Mohamed Salah por el centro del área y frente al arco la tiró por encima. Y minutos después, abrió la noche con el tanto de Jordan Henderson, luego de un pase atrás de Sadio Mané.

La apertura del marcador simplificó el trabajo de los de Jürgen Klopp, que con espacios no perdonó. El mismo Henderson dejó a Salah camino al área y una vez dentro de ella, el delantero egipcio cruzó su remate para estirar la diferencia.

Pese a los golpes, el local no se dio por vencido y encontró el descuento en los pies de Demarai Gray, quien definió entre las piernas de Alisson. Ya para la segunda parte, cuando el panorama parecía no iba a cambiar, Salah aprovechó un grave error de Séamus Coleman en mitad de cancha.

Robó la pelota y salió en velocidad contra el arco de Jordan Pickford para terminar con una sutileza junto al palo izquierdo del arquero. Pero como si eso no fuera suficiente, Diogo Jota liquidó la historia con un gran movimiento personal.

El portugués se llevó el balón con un taco dentro del área y clavó un zurdazo alto que dejó sin reacción a Pickford para sentenciar el juego. Liverpool goleó a domicilio y sigue soñando. Ahora visitará a Wolverhampton mientras Everton recibirá a Arsenal. (D)

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba