Liverpool se hizo fuerte en Anfield y avanzó a semifinales

Liverpool jugó un partido muy inteligente y empató 3-3 con Benfica en Anfield por los cuartos de final de la UEFA Champions League. De esta forma, consiguió el pase a las semifinales, donde enfrentará a Villarreal.

El comienzo fue muy parejo. Aunque el local tuvo un poco más la pelota y se plantó con muchos jugadores en el campo rival, la visita no se quedó atrás y, en los momentos que pudo, también atacó con varios futbolistas.

La primera jugada clara del conjunto portugués fue un remate de Everton desde lejos, que pasó muy cerca del palo derecho de Alisson. A los pocos minutos de eso, en un tiro de esquina, Ibrahima Konaté se elevó y con un preciso y fuerte cabezazo colocó la pelota al lado del palo y, al igual que en el partido de ida, convirtió el primero para los Reds.

Instantes después, el árbitro le anuló el gol del empate a Darwin Núñez por posición adelantada. Pero, lejos de caerse, a la media hora de juego, el Glorioso consiguió la igualdad, mediante una gran definición de Gonçalo Ramos, quien recibió un pase que lo dejó solo frente a Alisson.

En los primeros minutos del complemento, los de Merseyside manejaron la pelota en su campo con tranquilidad, mientras que el conjunto de Lisboa pareció no salir tan concentrado.

Esto tuvo su consecuencia y a los 55´, Odysseas Vlachodimos no contuvo un balón fácil dentro del área. En el rebote, Jan Vertonghen revoleó el balón sin mirar pese a no tener un rival cerca. Esa pelota le cayó a Diogo Jota en el vértice derecho del área y, desde allí, asistió a Roberto Firmino, quien le puso la cara interna al esférico y festejó el segundo.

Con más tranquilidad, los Reds se hicieron dueños del juego y lograron que este se desarrolle en campo rival. A los 65 minutos, el encargado de las pelotas paradas, Konstantinos Tsimikas, nuevamente asistió a un compañero. En esta ocasión, desde un tiro libre al brasileño Firmino, quien agarró la pelota de aire y definió al lado del palo para aumentar la cuenta.

Pese a verse superado, el visitante fue en busca del descuento con mucho amor propio y lo consiguió faltando 15 minutos de la mano de Roman Yaremchuk, quien tras una habilitación que lo dejó mano a mano con Alisson, lo esquivó y definió de zurda para descontar.

 

Faltando ocho minutos para el final, Darwin Núñez marcó el 3-3 tras definir a un palo y le dio esperanzas a su equipo, que necesitaba anotar dos tantos más para forzar el alargue. Instantes después del gol, Alisson se vistió de héroe y le ahogó el grito de gol al uruguayo, quien había rematado muy bien desde lejos.

A pesar de la insistencia y las ganas, Benfica no logró convertir otro gol y quedó eliminado pese a una muy digna actuación. Liverpool fue superior en los 180 minutos que duró la serie y se llevó la clasificación. (D)

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba